Reino Unido

  • Reino Unido 01/02/2020

    Un Siegfried triunfante en un Londres trágico

    La wagnerización londinense de Vladimir Mikhailovich no puede haber sido más a tiempo. No por casualidad ensalza el ruso las virtudes de una versión concertante con esas frases tan suyas, escuetas y a la diana: “el principal punto de interés es la música en sí misma.”
  • Reino Unido 21/11/2019

    ¡La muerte se divierte!

    Mc.Vicar no cae en el error de presentar a Tadzio y Jashiu como proyección de una mente alucinada, sino como lo que realmente son, en su natural virilidad y sin ningún tipo de insinuación erótica. Los jóvenes juegan con otros adolescentes con la misma despreocupación que vemos en los otros cameos que pasan por la playa, y la coreografía de Tadzio no está diseñada para calentar a ningún viejo sino como expresión típicamente adolescente de egocentrismo y ansiedad vital: este joven no tiene tiempo para coquetear con nadie
  • Reino Unido 19/11/2019

    Dudamel at the Barbican (II): a rendez-vous with Herbie Hancock

    The memorable second night of the Los Angeles Philharmonic’s three-day residency at the Barbican did not just surpass any putative expectations, it transcended them. Coinciding with its 'Borders and Boundaries' season, the Barbican’s celebration of the 30th anniversary of the fall of the Berlin Wall, this was fittingly a concert without limits: an unconventional and exciting pairing of this sublime orchestra, under the baton of Gustavo Dudamel, with jazz legend Herbie Hancock and his quartet
    Len Aruliah 13/12/2019
  • Reino Unido 18/11/2019

    Dudamel en el Barbican (I): John Adams entre Ginastera y Stravinsky

    De un lugar a otro del Barbican corre un público extasiado por el fenómeno de un carisma que en Dudamel combina talento artístico con una inusual bonhomía y naturalidad de diálogo con su orquesta y con cualquiera que logre acercársele. 
  • Reino Unido 14/10/2019

    Don Pasquale o ¿qué hacemos con el tío?

    Esta es una regie ocurrente y con algunos detalles geniales, por ejemplo, la confusión inicial de los obreros que al final del segundo acto envuelven al protagonista junto al vetusto reloj de pie que la falsa Sofronia ordena sacar de la sala de estar junto a los otros muebles. En segundos toda la decoración desaparece: nada queda a Don Pasquale de su casa, o mejor dicho, de su vida anterior. Solo un techo de neón y un escenario tan negro como el futuro.