Reino Unido

Monteverdi in Arcadia

Agustín Blanco Bazán
viernes, 21 de junio de 2024
Sutcliffe, L´incoronazione di Poppea © 2024 by Craig Fuller Sutcliffe, L´incoronazione di Poppea © 2024 by Craig Fuller
Hampshire, viernes, 7 de junio de 2024. The Grange Festival. L´incoronazione di Poppea, ópera en tres actos con libreto de Giovanni Francesco Busenello y música de Claudio Monteverdi. Regie: Walter Sutcliffe. Escenografía: Jon Bausor. Kitty Whately (Poppea/Fortuna), Canessa Waldhart (Drusilla/Amore), Anna Bonitatibus (Ottavia/Virtu), Frances Gregori (Arnalta), Fiona Kimm (nodriza de Ottavia) Christopher Lowrey (Ottone), Sam Furness (Nerone), Gwilym Bowen (Lucano), Jonathan Lemalu (Seneca). Orquesta La Nuova Musica dirigida por David Bates.
0,0005615

Et in Arcadia… De todos los festivales veraniegos ingleses “de campaña y picnic” este es el más atmosférico: entre bucólicos lagos y colinas se levanta una principesca residencia en semirruína donde después de cada función es posible compartir charlas y champán con los artistas. O apartarse a un primer piso de paredes ruinosas y suelo enclenque, todo ello sostenido por un precario maderamen. Quienes prefieran evitar el picnic de 100 minutos durante el intervalo pueden trascender el jardín de toldos festivos con mesas y vajilla falsamente finolis para cambiar zapatos por zapatillas, adentrarse en los caminos que separan cultivos y atisbar el ganado del otro lado del lago: Aberdeen Angus, creo.

Pero uno viene a ver ópera, en el teatro de la Orangerie (600 localidades) y, también en este rubro, el repertorio es de selectivo refinamiento. Michael Chance, el contratenor-cum-director artístico de la empresa a quién entrevisté para Mundo Clásico en el 2020, es un profesional reconocidamente talentoso no sólo como cantante sino también como experto en materia de casting: ¡nada, para él, de esos cantantes estentóreos que no saben frasear bien el italiano, como ocurre frecuentemente en el Covent Garden! En Grange habrá, como en todos lados, algunos cantantes mejores que otros. Pero nunca falta algo llamado estilo. Y estilo no faltó en esta importante producción de Incoronazione.

Pieza enlazada

Una de las ventajas de este tipo de empresas campestres, es que, en estos teatros chicos y con poco presupuesto, no les queda más remedio que presentar versiones escénicas de destilada simplicidad. Siempre se trata de ir a lo básico y presentarlo en la mejor forma posible y gracias a ello se evita que muchos directores de escena aprovechen mucha disponibilidad de recursos para convertirse en co-creadores. Aquí no les queda mas remedio que proponer un concepto que no sea muy caro y desarrollarlo hasta el final sin digresiones ego-maníacas.

La propuesta de Walter Sutcliffe, un regisseur británico activo en varios países europeos y actualmente director artístico de la ópera de Halle, consistió en un escenario único de columnas romanas capaces de circular sobre su eje y avanzar o retroceder en hábil juego coreográfico con la regie de personas. Esta movilidad, y un sugestivo cambio de luces dinamizó una acción de vestuario contemporáneo (¿quién muestra un romano con toga en estos tiempos?) bien concertada, pero algo estéril por la falta de humor, ese ingrediente que Jean Pierre Ponelle inmortalizaron en la trilogía Monteverdi de los mil novecientos setenta.

‘L´incoronazione di Poppea’ de Monteverdi. Dirección musical, David Bates. Regie, Walter Sutcliffe. Hampshire, The Grange Festival, junio 2024. © 2024 by Craig Fuller / The Grange Festival.‘L´incoronazione di Poppea’ de Monteverdi. Dirección musical, David Bates. Regie, Walter Sutcliffe. Hampshire, The Grange Festival, junio 2024. © 2024 by Craig Fuller / The Grange Festival.

Desopilante fue sólo el inicio de la segunda parte en que Nerone y Lucano celebran con extáticas inhalaciones de cocaína la muerte de Seneca, pero ¿por qué no extendió Sutcliffe este tipo de ocurrencias a Arnalta, la desopilante nodriza de Poppea, representada aquí como una secretaria controladora y contenida, aún en su risueña explosión final de egocentrismo, cuando imagina su rol junto a la nueva emperatriz?

La actuación y la exactitud de la voz de Francis Gregori merecía posibilidades escénicas mas variadas. La otra nodriza, la de Octavia, fue interpretada con la entrega y control reservada a las grandes cantantes de carácter por la septuagenaria Fiona Kimm y en las antípodas, el jovencísimo Gwilym Bowen vitalizó la acción con un vocal y físicamente ágil Lucano. ¡He aquí los dos personajes secundarios que se convirtieron en los pilares de la acción dramática!

El rol protagónico fue cantado por Kitty Whately, una excelente mezzo-soprano de brillante voz lírica y fraseo de clara articulación y admirablemente sincronizado con una actuación sensible y espontánea. Su capacidad de interactuar con cada situación fue de esas que aún en los momentos en que no canta, le permitió una presencia escénica alerta y palpitante. En suma, una artista genuina, de esas en las cuales deberían fijarse quienes aspiran a reconocer tiempo voces jóvenes y destinadas a buenas carreras internacionales.

‘L´incoronazione di Poppea’ de Monteverdi. Dirección musical, David Bates. Regie, Walter Sutcliffe. Hampshire, The Grange Festival, junio 2024. © 2024 by Craig Fuller / The Grange Festival.‘L´incoronazione di Poppea’ de Monteverdi. Dirección musical, David Bates. Regie, Walter Sutcliffe. Hampshire, The Grange Festival, junio 2024. © 2024 by Craig Fuller / The Grange Festival.

Sam Furnes convenció con un Nerone de articulación menos clara pero voz firme y flexible y una excelente presencia escénica, y Anna Bonitatibus fue una Ottavia de convincente autoridad y dramatismo. Como Seneca, Jonathan Lemalu impostó un seguro timbre baritonal y una dicción impecable en claridad y sentido.

Y Christopher Lowrey fue un Ottone notable por la facilidad y proyección de su voz de contratenor: sin engolamientos, claro y cincelando un fraseo que salió con pasmosa naturalidad. Pocas veces he escuchado una calidad parecida en esta cuerda.

Un desdoblamiento de cantantes en dos roles diferentes confundió a veces la dirección escénica. Poppea hizo también de Fortuna, y Ottavia de Virtu, y una excelente Canessa Waldhart se las arregló con Drusilla y Amore.

La versión instrumental fue encomendada a La nuova música una orquesta especializada en barroco y obras de cámara creado en el 2007 que su director artístico David Bates dirigió con esa mezcla de agitada expresividad y languidez poética pero nunca calada que requiere la obra. El balance de dinámicas y la excelente coordinación con los cantantes contribuyeron a un todo redondo y de un nivel de calidad excepcional. Algo sólo alcanzable con un conjunto de artistas que saben combinar entusiasmo con solidez profesional.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.