Educación musical

El lied

Maika del Rosario

viernes, 1 de mayo de 1998
En algunas ocasiones hemos hablado de formas musicales. Una de las más aprecidas por l@s amantes de la música clásica el el lied. Pequeña forma que tiene su máximo esplendor en la época romántica. Si la semana pasada hablábamos de la voz humana, el tema de la presente completa la serie, pues en el lied podemos apreciar la calidez que la voz adquiere a la hora de cantar al amor, al desamor, a la naturaleza,...

Con lied hacemos referencia única y exclusivamente a una forma de canción alemana, en lengua vernácula y cantada por una sola voz con acompañamiento instrumental -que suele dejarse al piano-. No debemos utilizar el término español canción pues no significa lo mismo, ni tampoco podría compararse con las expresiones italianas, francesas o inglesas.Nos situamos en la época de mayor esplendor de la forma y nos encontramos en el Romanticismo, y es lógico, pues es en esta época romántica precisamente cuando en la esfera de la vida privada comienza a tenerse en cuenta la individualidad. De ahí que prospere una forma musical en la que se va del teatro público a la intimidad hogareña, de tal forma que el lied significaba la ópera en casa. Una ópera con orquesta y voces reducidas a un piano y un/a solista.

El estilo del lied es intimista, libre de las afectaciones vocales o de grandes alardes lírico-operísticos, aunque como siempre, hablamos en términos generales. Comenzó siendo acompañada la letra por una melodía sencilla, normalmente subrogada a la letra de la poesía escogida. Así era como le gustaban los lieder a Goethe, que según recoge Friedrich Herzfeld, decía que el arte del compositor consistía en encontrar una melodía que reflejase todos los movimientos íntimos de las palabras. Las formas individuales, en todo caso necesarias, continúa, debían provenir de la declamación. Nos encontramos pues con una música supeditada en su totalidad al texto, estando al servicio de la letra. Sin embargo esto no duró.

Y no lo hizo porque para algunos compositores la música podía acompañar perfectamente al texto sin estar supeditado a él. No tenían por que repetir con cada estrofa la misma compañía melódica. Es más, en muchos lieder nos encontramos que gracias a la música el texto recobra un nuevo significado.

El esquema típico del lied era en la forma ABA, es decir, una parte primera o exposición del tema, una secundaria, que podría incluso entenderse como un desarrollo de la primera, y una tercera que tendría la forma de re-exposición, es decir, vuelta a la primera. Siendo en su totalidad una pieza pequeña, en un solo movimiento o tiempo. Hay que añadir a esto que para much@s tratadistas el lied puede dividirse en una forma menor y una mayor -dependiendo de su extensión-.

Pese a lo que hemos dicho, acerca de la estructura ABA, podemos encontrar dos estructuras también muy utilizadas. Una más sencilla, que será AA'A'', es decir, simepre la misma melodía ligeramente variada, o no. Y otra intermedia, que se relaciona con la forma instrumental rondo, siendo su estructura ABACA... lo que vendría a significar estribillo - copla - estribillo - copla-...

Pero todo ello no son más que generalidades. En realidad si miramos con detenimiento algunos lieder podremos encontrar que a veces se cumplen estas reglas, y en otras tantas no. Para algunos compositores el lied debía ser, como ya dijimos, cerrado. De una forma determinada. Pero para otros muchos era una puerta abierta a la imaginación. En el lied se unen música y poesía, y si la melodía se deja guiar por la poesía... la música alcanzará el mismo desarrollo poético.

Este fue el caso de uno de los compositores de lieder más querido por el público, Schubert. Amante de la literatura y la poesía, lleva el género a su más alto esplendor. De hecho el lied sirve como instrumento ideal al románticismo alemán tan dado a la tristeza melancólica. En Schubert encontramos a un compositor que sabía exactamente que música poner a las letras escogidas.

Reinventa, por así decirlo, el concepto de acompañamiento instrumental, pues podemos pasar de unos lieder en los que el instrumento de teclado no hace más que reforzar la letra cantada -y Gretchen am Spinnrad (Margarita en el torno) es un clarísimo ejemplo de ello- a otros en los que la intesidad poética se conjuga entre música y letra, como en la serie Winterreise (Viaje Invernal). Pese a ello, para algun@s teóric@s Schubert no realiza innovación alguna, y ven una continuidad narrativa entre Die schöne Müllerin (La bella molinera) y Winterrreise, ambas con versos de Müller, mientras para otr@s es en Schubert donde se rompe la esclavitud musical a la letra.

Además de Schubert encontraremos citados en los libros musicales a Robert Schumann y a Johannes Brahms como representantes del lied alemán, pero también sabemos de grandes obras y compositores con anterioridad a estos, así como después. Los más cercanos en el tiempo a Schubert son Friedrich Reichardt (1752-1814), Karl Friedrich Zelter (1758-1832) y Rudolf Zumsteeg (1760-1802). Con posterioridad a Schubert podemos citar además a Hugo Wolf, Robert Franz, y E. Sjögren, y es que realmente podríamos decir que la voz acompañada de un instrumento fue la primera forma musical conocida por la humanidad.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.