Discos

Original Macbeth

Raúl González Arévalo

viernes, 18 de noviembre de 2005
G. Verdi: Macbeth (1847), melodrama en cuatro actos. Libreto de Francesco Maria Piave con cambios de Andrea Maffei. Peter Glossop (Macbeth), Rita Hunter (Lady Macbeth), John Tomlinson (Banquo), Kenneth Collins (Macduff), Ludmilla Andrew (Dama de compañía), Richard Greager (Malcolm), Christian Du Plessis (Médico), Michael George (Sirviente), Roger Heath (Asesino), Prudence Lloyd (Primera aparición), Sue Slade (Segunda aparición), Jonathan Robarts (Tercera aparición). BBC Singers. BBC Concert Orchestra. John Matheson, director. Producción radiofónica de la BBC retransmitida el 15 de abril de 1979. Oliver Davis, remasterización digital. 2 CD (ADD) de 131 minutos de duración. Opera Rara ORCV 301. Distribuidor en España: Diverdi

Opera Rara vuelve a sorprender a propios y extraños inaugurando con este 'Macbeth' una colección que, bajo el título de 'Verdi Originals', viene a proponer las versiones originales de cinco óperas verdianas: Macbeth, Simon Boccanegra, Les Vêpres Siciliennes, La Forza del Destino y Don Carlo. Se trata de las grabaciones producidas y radiadas por la BBC entre 1969 y 1983, gracias a la iniciativa del especialista verdiano John Budden, alguna de las cuales ya habían comparecido previamente en el mercado de forma más o menos efímera, bajo sellos dedicados a la difusión de grabaciones en vivo.

En esta ocasión Opera Rara se ha puesto de acuerdo con los responsables de la BBC, cuyo logotipo preside las carátulas de la colección, para realizar una remasterización de las obras a partir de las tomas originales; así pues, ya de entrada les puedo ir adelantando que el sonido de la propuesta del sello británico, teniendo siempre en cuenta su origen radiofónico, es mejor que el de las anteriores, y aunque haya que alzar un poco más de lo habitual el volumen, al menos los planos sonoros están bien equilibrados.

A ello se une una presentación lujosa, la habitual de la casa, con artículos que, obviamente, se centran en el valor de la versión original. El libreto, siempre con la traducción al inglés, en esta ocasión incluye también el francés y el alemán, como la sinopsis.

No es errado decir que Macbeth era la ópera de juventud favorita de Verdi, la única para la que siempre estuvo dispuesto a dirigir personalmente una nueva producción. No es éste lugar -ni yo la persona indicada- para recordar que éste es el primer Shakespeare del compositor de Bussetto y la relación particular entre ambos, repetida ad nauseam. En cambio, sí lo es para poner de manifiesto el valor de la partitura original.

Habitualmente se da por supuesto que las reelaboraciones de madurez de obras de juventud las mejoraban indiscutiblemente y que el maestro, mejor capacitado que nadie, había decidido escribir de nuevo aquellas partes de la partitura más débiles. Con todo, pese a los beneficios indudables que se derivaron, musicales y dramáticos, hubo una consecuencia más discutible: la ruptura de la unidad estilística. Evidentemente, el joven Verdi que compuso la ópera en 1846 no tenía la experiencia del compositor que en 1865 ya había entrado en la senda hacia la plena madurez. Pero indudablemente el resultado era más homogéneo.

Respecto a la versión que estamos acostumbrados a escuchar, el acto I no ofrece demasiados cambios, salvo en el gran dúo “Fatal mia donna”, privado de las sofisticaciones armónicas de París, pero con la stretta final en la clave mayor original. Por el contrario, el acto II se abre con una brillante cabaletta para ‘Lady Macbeth’, “Trionfai! Sicuri al fine”, que si musicalmente es considerada unánimemente inferior a su sustituta “La luce langue”, al menos está más cercana al brindis “Si colmi il calice”.

También ‘Macbeth’ tiene mayores exigencias belcantistas en 1847 que en 1865: el acto III se cierra no con el dúo “Ora di morte”, sino con una gran escena centrada en la cabaletta “Vada in fiamme”, más fiel al original shakesperiano. Y de nuevo cierra el acto IV con el aria de la muerte, “Mal per me che m’affidai”, omitida en París, aunque hoy día se suele incluir en la segunda versión dada la oportunidad dramática que supone para el protagonista. De hecho es éste el acto con mayores cambios: la versión del coro “Patria oppressa” es más cercana a los otros coros contemporáneos de ardor “risorgimentale”; el dúo ‘Macduff’-‘Malcolm’ no concluye con un tiempo más acelerado, y no hay fuga de la batalla sino una sucesión de fanfarrias.

Sin embargo, esta propuesta no merece ser conocida sólo por los méritos de la primera versión de la partitura, sino en virtud de la magnífica interpretación. Peter Glossop como verdiano es principalmente conocido por su ‘Jago’ en el segundo Otello de Karajan. Sin llegar a las sutilezas de un Cappuccilli (¿pero es que alguien puede?), gracias a su instinto dramático y la comprensión del personaje compone un espléndido ‘Macbeth’, papel que asumió en numerosas ocasiones y cuyo perfil rudo delinea bien en virtud de una voz robusta.

La mayor sorpresa proviene sin embargo de Rita Hunter, aclamada ‘Brünnhilde’ wagneriana. No obstante la voz dramática, lejos de resultar pesada posee la suficiente agilidad para afrontar la brillante partitura, con mayor soltura incluso que otras ilustres wagnerianas que también se acercaron al papel como Birgit Nilsson. La interpretación culmina con una escena del sonambulismo tan válida como la que más.

Otro ilustre wagneriano, John Tomlinson, en los inicios de su carrera, es un imponente ‘Banquo’, tan apropiado en “Come dal ciel precipita” como el ‘Macduff’ de Kenneth Collins, uno de los mejores tenores ingleses de la posguerra, en “Ah! La paterna mano”. El coro y la orquesta de la BBC, guiados por un oportuno John Matheson, se emplean a fondo.

En un momento en el que estas versiones originales suben cada vez con mayor frecuencia a los escenarios, el lector tiene ahora a mano una propuesta más que interesante, por curiosa y por válida, estupendamente interpretada.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.