DVD - Reseñas

Cristóbal Halffter: Luces y sombras

Paco Yáñez
lunes, 1 de abril de 2013
Cristóbal Halffter: Concierto para violonchelo y orquesta Nº2 “No queda más que el silencio”; Tiento del primer tono y batalla imperial; Concierto para piano y orquesta; De ecos y sombras. José Miguel Martínez: Cristóbal Halffter - Ecos y sombras. Nicolas Hodges, piano. Asier Polo, violonchelo. Orquesta Nacional de España. Cristóbal Halffter y Carlos Kalmar, directores. Magdalena Llamas y José Miguel Martínez, productores. José Luis Alonso y Adels González, ingenieros de sonido. Un Blu-ray de 155 minutos de duración grabado en el Auditorio Nacional de Música de Madrid (España), en el año 2009. Koala KPA 112. Distribuidor en España: Ferysa
0,0004111

Muy interesante iniciativa la que pone en marcha la productora Koala, que, con el apoyo económico de la Fundación BBVA, realizará una serie de retratos de compositores españoles contemporáneos, de cuya nómina hasta el momento sólo conocemos a su primer retratado: Cristóbal Halffter (Madrid, 1930), del que ahora ve la luz esta edición audiovisual tras un largo periplo de gestación.

Llevando por título Ecos y sombras, este primer lanzamiento (en un Blu-ray o dos DVDs) ofrece una duración más que generosa que se reparte entre cuatro partituras de Cristóbal Halffter interpretadas por la Orquesta Nacional de España, en el marco de la Carta blanca que ésta le dedicó en 2009, y un documental de una hora de duración sobre el compositor madrileño. Trastocando ligeramente la denominación de este Blu-ray, diría que, si en lo puramente concertístico encontramos las más atractivas luces de esta edición, en el documental no dejan de asomar sombras que lo convierten en una suerte de -como le leía hace unos días a un amigo- hagiografía un tanto (re)cargada en ciertos temas y completamente huidiza en otros que no se han querido poner sobre la mesa; a la par que abordada la filmación de las palabras del compositor con una realización fílmica muy pobre.

Sobre Cristóbal Halffter dirigió, con mucha mayor fortuna audiovisual, estética y poética, Christopher Nupen una interesante película (desgraciadamente no pasada a DVD) a partir de las Elegías a la muerte de tres poetas españoles (1974-75); una de las piezas orquestales más sólidas e impactantes del compositor. Poco de ese estilo Nupen encontraremos en Cristóbal Halffter - Ecos y sombras (2011), un documental de José Miguel Martínez grabado mayoritariamente en la residencia de los Halffter en Villafranca del Bierzo: paraje y monumento histórico apenas explotado visualmente por el realizador, que se limita a recurrentes planos medios de Cristóbal Halffter en diversas estancias del castillo leonés, de una falta de calidad estética que nos remiten a una cinta de vídeo casera sin mayores pretensiones artísticas, que el propio Halffter podría haber grabado sin necesidad de operador de cámara alguno; al tiempo que nos produce la sensación de que es Halffter quien lleva la dirección de todo aquello que será abordado en la película. Junto a estas poco imaginativas secuencias, diversos documentos audiovisuales históricos de mayor valor se entrecruzan para ejemplificar los sucesivos momentos de la vida del compositor: narración autobiográfica que articula el guion del film, desde su infancia en Madrid hasta sus últimas piezas operísticas.

El catálogo musical de Halffter cuenta, qué duda cabe, con obras en las que ha reflexionado sobre la libertad y sobre la opresión de las dictaduras: partituras como las ya citadas Elegías; Yes, Speak Out, Yes (1968); o el Réquiem por la libertad imaginada (1971); pero, junto con estas, también la Misa de la Juventud (1965) y otras piezas y cargos administrativos dependientes del aparato franquista, incardinados en los antípodas del mensaje de las primeras, además de colaboración con el mismo régimen represivo que propició la muerte, el encarcelamiento y el exilio de los poetas retratados por Halffter en sus Elegías. Esta ambivalencia, que no es exclusiva de Halffter, y que se ha dado en diversos compositores que han vivido en situaciones análogas (otros, por supuesto, han cortado de raíz cualquier vínculo con el poder dictatorial, ya sea a través de la denuncia in situ o del exilio), apenas se trata en el documental, completamente unilateral y sin contrapunto alguno. Hubiese sido mucho más interesante, humana, histórica y artísticamente, que Cristóbal Halffter hubiera abordado frontalmente este tema, y no de la forma tan esquiva y tangencial en que lo realiza, corriendo un tupido velo y llegando a afirmaciones que suenan hasta impostadas, como la de que en su infancia (¡con apenas ocho años!) aprendió en Alemania (en las escuelas de la Alemania nazi en los albores de la Segunda Guerra Mundial) una actitud moral de «rechazo total y absoluto para el resto de mi vida de toda dictadura»; ya que, según afirma, «todo aquello que se impone por la fuerza es falso»... Afortunadamente, existen otras vías para conocer la historia y analizar estas discrepancias: vías que será oportuno contrastar con este documental, que, en todo caso, nos sugiere alguna pista no necesariamente ideológica sobre esos episodios en la vida de un compositor que, según la confesión de sus ‘penurias económicas’ en la posguerra, llega a la conclusión de que debe «hacer lo que haga falta para ganar dinero», aunque reserve una parte sustancial de su tiempo para lo que considera el núcleo artístico y personal de su obra: aquello que debe perdurar...

...precisamente, para Cristóbal Halffter una de sus más importantes metas es la permanencia como parte de la tradición de una cultura: eludir el olvido como forma de muerte verdadera; y ahí quizás se comprenda mejor este énfasis en la construcción de una identidad, de una ‘verdad personal’ sobre la que cimentar esa memoria futura. Es por ello la acentuación tan rotunda en este documental de obras como la cantata Yes, Speak Out, Yes, encargo de la ONU para conmemorar el aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos, sobre la cual basa parte de su discurso Halffter; mezclando José Miguel Martínez las palabras del compositor con su música e imágenes de la Guerra Civil. Es éste un episodio central en la narración biográfica que Halffter realiza de su vida en la República, durante la guerra (con el desplazamiento de su familia a Alemania), y en la posguerra, en la que comienza todo un periplo de idas y venidas entre España y diversas ciudades europeas (París, Milán, Berlín, Friburgo...) que le sirvió para ponerse en contacto con los artistas y compositores de su tiempo (Maderna, Berio, Xenakis, Penderecki...), así como para alcanzar una visión distanciada y renovada de su propia tradición, que dice sintetizó de forma nueva en Tiento del primer tono y batalla imperial (1986), partitura dedicada a Paul Sacher, cuya fundación custodia los originales halffterianos, buena parte de ellos editados por Universal, cuya confianza afirma aquí Halffter es uno de los mayores honores que ha recibido, además de una fortísima exigencia de rigor y excelencia artística. Su paso por el estudio de electrónica de la SWR alemana también merece una especial atención, como sus últimas incursiones en la ópera, con las puestas en escena de Don Quijote (1996-99) y Lázaro (2004-07), o el nuevo proyecto a partir de la Schachnovelle de Stefan Zweig.

Tras este repaso a su vida, se dedica una inusitada cantidad de tiempo a la recepción por parte de Halffter del premio ‘Fronteras del conocimiento’, de la Fundación BBVA, que dice es el más alto honor que jamás le han concedido, y en cuyo discurso escuchamos reflexiones en las que Halffter habla de la necesidad de poner la tecnología al servicio del humanismo, haciendo viable lo que para él es la más importante labor del creador: racionalizar la intuición como forma de conocimiento. No dudamos que el citado premio haya sido el más alto que haya recibido Halffter (al menos económicamente), pero desde ese humanismo al que se refiere, uno diría que el encargo de la ONU para tan señalada efeméride tiene muchos más galones históricos que la mención bancaria...

Pero, como antes señalábamos, si lo documental porta las sombras de esta edición, mucho más interesante resulta escuchar lo que, al fin y al cabo, es el núcleo principal de la labor creativa del compositor madrileño: su música. Se trata de una serie de registros que comparten orquesta, la Nacional de España, dirigida por Carlos Kalmar y por el propio Halffter. Es precisamente éste quien dirige una de sus partituras más sólidas y reconocidas, su Concierto para violonchelo y orquesta Nº2 “No queda más que el silencio” (1985). Disponemos en disco compacto de dos notabilísimas lecturas de este concierto: la del dedicatario de la obra, Mstislav Rostropovich, junto con el propio Halffter (Erato ECD 75320); y la de Boris Pergamenschikow, también con el compositor en la dirección (Montaigne MO 782111). Ésta que ahora nos brindan Asier Polo y Cristóbal Halffter se sitúa en un terreno intermedio entre ambas. Polo está técnicamente exquisito, su interpretación tiene el estilo netamente moderno de Pergamenschikow, pero no deja de asomar cierto cantabile a su lectura que lo acercaría a Rostropovich, con el que comparte un uso muy marcado del vibrato, una honda expresividad en los pasajes más meditativos, de gran belleza, y una excelente afinación especialmente sutil en sus cadencias: introspectivos cantos poéticos que exploran el silencio. En lo orquestal, la ONE cumple con creces, firmando la versión más sólida de este Blu-ray, aunque en este capítulo sigo pensando que la interpretación de 1997 de la Radio-Sinfonie-Orchester Frankfurt (Montaigne) es superior tanto a la de la Orchestre National de France (Erato) como a ésta. En todo caso, muestra esta lectura, y las restantes, el crecimiento que la ONE ha experimentado en los últimos años en cuanto a repertorio actual, su mayor calidad a la hora de abordar este tipo de partituras.

Tiento del primer tono y batalla imperial también tiene presencia discográfica previa, la dirigida por el propio Halffter, de nuevo con la RSO de Frankfurt, para col legno (WWE 20204), donde creo da mejor sentido histórico al palimpsesto y rizoma que esta partitura traza con la música española del pasado, con Antonio de Cabezón y Juan Cabanilles como puntos de partida para esta contemplación intertemporal. Carlos Kalmar, para mi gusto, realiza una lectura un tanto plana en su comienzo, algo apagada, que acaba conduciendo a un final efectista en la rúbrica en Re mayor conclusiva (que, por otra parte, propicia la partitura). Resulta muy interesante escuchar la contundencia de metales y percusión de la ONE, así como las texturas de las cuerdas en sus crispados compases en divisi, lo más moderno e interesante de una obra que, en general, pienso que podría ser más ricamente explorada desde el podio.

Del Concierto para piano y orquesta (1987-88) disponemos, también en la serie Montaigne (MO 782108) dedicada a Halffter, de una lectura del año 1995 de nuevo con la RSO Frankfurt y el compositor sobre el podio, en este caso con su mujer y dedicataria de la partitura como solista. Aquí, sin duda, la interpretación de María Manuela Caro se ve superada técnicamente por la de Nicolas Hodges, pianista de portentosa digitación y dominio del lenguaje contemporáneo, que brinda una versión más extrema y compleja, más contrastante y rica en relieves. La de María Manuela Caro es más poética y lírica, más amable en los pasajes despojados, en los que el piano cobra protagonismo (curiosamente, aquellos más sencillos técnicamente). Por el contrario, Hodges insufla mayor vigor, expresividad y presencia a los compases más arduos técnicamente, los enfrentados a la orquesta, que destaca los diálogos de percusión y solista de forma muy equilibrada y audible. En todo caso, para alcanzar las más excelentes cotas orquestales de nuevo me iría a la formación radiofónica alemana, que creo más afín en general a la estética de Halffter, a su concepción de bloques sonoros y a su densidad netamente germánica. Ello no quita que estemos ante una muy notable lectura de la ONE, que junto con un solista de más solvencia técnica hacen de esta versión quizás la referencia a día de hoy. La dirección de Carlos Kalmar me parece aquí más convincente, en una pieza más abstracta que la rizomática Tiento del primer tono y batalla imperial.

Por último, la orquestal De ecos y sombras conoce aquí su primera grabación mundial, pues se corresponde con el estreno de la partitura en noviembre de 2009, mes en que la ONE acometió su epifanía musical bajo la dirección del compositor. Como él ha reconocido, supone una mirada atrás, una suerte de summa artis halffteriana a la que se asoman especialmente ecos de los años setenta y ochenta, quizás los más felices artísticamente del madrileño. Es, por tanto, un Halffter revisitado, de fuertes contrastes, despojamientos súbitos, notas desamparadas casi silentes en pedal, alternancias de bloques sonoros irruptivos, etc. Todo ello se trama a modo de golpeos y reflejos, de brillos y sombras: procesos en los que se activa la memoria y la reflexión sobre el tiempo como proceso de sedimentación, como lo fue el contacto con los grandes maestros de la avantgarde, de cuyos recursos técnicos algo aquí se ha filtrado: los Penderecki, Xenakis, Lutosławski, etc. Algunas audacias tímbricas, también, como las sonoridades extraídas al arpa del piano; pero, en general, una pieza de recapitulación, por momentos un tanto pastiche, y que carece del gran trazo, de la unidad que los conciertos muestran, como partituras más logradas de las cuatro aquí recogidas.

Por lo que a la grabación de los conciertos se refiere, ésta es realmente sobresaliente, de gran nitidez y presencia. Se ha editado en formatos PCM estéreo y Dolby Digital 5.1. La filmación es correcta, y se sirve en Blu-ray HD con ratio 16:9, redondeando una propuesta que hace que disfrutemos de las interpretaciones con una sensación de gran realismo. La edición del libreto es también notable: 38 páginas con fotografías de Cristóbal Halffter con algunos de sus intérpretes y más ilustres colegas del pasado siglo, en paralelo a un extenso e informativo ensayo a cargo de Jorge Fernández Guerra. Todo ello completa una edición que, en general, resulta interesante, además de lanzada al mercado a un precio realmente económico. Se suma a la edición de la ópera Lázaro (NEOS 50802) como la gran referencia halffteriana en formato audiovisual, a la espera de que se edite el antes mencionado documental de Christopher Nupen; y abre las puertas de esta galería de retratos musicales de nuestra contemporaneidad puesta en marcha por la productora Koala y que esperamos recoja ya no sólo a las ‘vacas sagradas’ del siglo XX, sino a los numerosos creadores y creadoras que ahora mismo definen la composición en España (y Europa): a los Sotelo, Sánchez-Verdú, Posadas, Parra, Mendoza, etc. Hacía muchas décadas que no disponíamos de un abanico tan amplio de personalidades y estilos con valores verdaderamente sustantivos, con ideas musicales tan sólidas y dignas de conocer. Que a todos ellos llegue esta iniciativa.

Este Blu-ray ha sido enviado para su recensión por Ferysa

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.