Alemania

Let's Stop Brexit – Keep Calm and Drink Tea

Juan Carlos Tellechea

viernes, 15 de febrero de 2019
Mönchengladbach, sábado, 9 de febrero de 2019. Theater Mönchengladbach. Let´s Stop Brexit! - Keep Calm and Drink Tea, divertida y satírica revista musical de Ulrich Proschka, con música de Arthur Sullivan (1842 - 1900). Estreno mundial. Escenografía y vestuario Christine Knoll. Dramaturgia Andreas Wendholz. Intérpretes: Debra Hays (Theresa May/Ms. Cripps), Gabriela Kuhn (Mabel Stanley), Markus Heinrich (Henry Crowfield), Matthias Wippic (Matthew Plainbrooke). Once músicos de la orquesta Niederrheinische Sinfoniker. Dirección musical Yorgos Ziavras. 100% del aforo.
Debra Hays © 2019 by Stutte

¡Por fin, se estrenó mundialmente una obra satírica sobre el Brexit!!! Un tema tan grotesco que estaba pidiendo a gritos una divertida comedia musical como para llorar de la risa y ésta la trajo nada menos que el Teatro de Mönchengladbach que ya tiene cierta tradición en aventurarse con piezas tan actuales que otros escenarios ni siquiera osan subir a cartel. Ésta puesta del experimentado director Ulrich Proschka (Stadtsteinach/Alta Franconia, Baviera, 1970) tiene además mucho humor británico y fue largamente ovacionada por los espectadores.

La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea se ha decidido y debe completarse como máximo a la medianoche del 29 de marzo de 2019. Pero, la lucha por las formalidades y las implementaciones concretas continúan e incluso retrasan el divorcio. ¿Cómo se podría evitar el Brexit? Aquí están permitidas incluso las ideas más absurdas. ¿Podría ayudar quizás una inteligente intriga de la canciller alemana Angela Merkel? ¿O viene la resistencia incluso de dentro de sus propias filas? Estos son, al menos, algunos de los posibles escenarios que se imaginó el director Proschka para esta sátira, cuando le surgió la idea en diciembre de 2017 sobre los conflictos políticos actuales.

Todo es aquí very british !!! Imagínese usted por un momento estar sentado en medio de la Cámara de los Comunes para discutir sobre el Brexit con la primera ministra Theresa May enfrente o a su lado (escenografía y vestuario Christine Knoll). Le puedo asegurar que usted no podría contener las lágrimas, no solo por la inminente tragedia que todos avizoran ya, sino porque se hace inevitable evocar, en medio de las trifulcas verbales que allí se libran (Order, Ooorder, Oooooorder!!!), los hilarantes detalles del disparatado debate desatado por personajes tan indescriptibles como el ex ministro del Exterior Boris Johnson y el ex parlamentario Nigel Farage, entre otros.

La obra se desarrolla sobre el escenario de la sala principal del teatro. En medio de los hechos se encuentran los cuatro actores, 11 músicos de la orquesta Niederrheinische Sinfoniker, dirigidos por Yogros Ziavras (con muy buen sonido de fondo) y el público (salvando distancias, como si fueran diputados del parlamento); hay solo cabida para 124 espectadores (las entradas están agotadas desde hace meses) y éstos pueden decidir entre sentarse en la bancada del lado del gobierno o en la de la oposición.

La música, de finales del siglo XIX, es del legendario Arthur Sullivan, célebre por sus inolvidables comedias junto con el dramaturgo y libretista británico William Gilbert (1836 - 1911). Hasta hoy la marca Gilbert & Sullivan es sinónimo de ópera comica inglesa, con sus increíbles parodias sobre las peculiaridades británicas. El binomio ha dejado un legado tan rico en modelos, hormas y patrones que viene de perillas para la actual discusión sobre el Brexit.

El nuevo libreto, adaptado a estas actuales y azarosas circunstancias, se ajusta muy bien a aquella música y anida amorosamente en ella. En tal sentido, hay una larga tradición en la historia de la música sobre el uso de buen material en nuevos contextos. Ziavras disfruta con esta nueva partitura que combina diferentes míticas piezas del compositor inglés de ascendencia irlandesa e italiana.

Proschka logra un modelo de humor con mucha miga, una mezcla de refinada sátira y de contundente burlesco, para abordar esta historia sobre el Brexit que a último minuto todavía no ha podido ser evitado. En el pub The Hot Plot (¿donde si no?), los dos conspiradores se encuentran con la camarera Ms. Cripps (maravillosa la soprano estadounidense Debra Hays en su doble papel) que, maquillaje, peinado y atuendos mediante, tiene un asombroso parecido con la primer ministro Theresa May. En la colorida interpretación ayuda mucho a Hays asimismo el empleo de un leve acento inglés (no el de su Oklahoma natal, por supuesto).

El resto del reparto por entero, Gabriela Kuhn (Mabel Stanley), Markus Heinrich (Henry Crowfield), Matthias Wippic (Matthew Plainbrooke), se destaca sobremanera, tanto en el canto como en el histrionismo y en el veloz timing que requiere la comedia.

Crowfield y Plainbrooke son dos miembros de la cámara baja. Sus nombres se refieren, respectivamente, a la adaptación al inglés de Krefeld y de Mönchengladbach (ciudades que conforman esta comunidad de teatros de la Baja Renania). Ambos están planeando una revuelta palaciega. Quieren evitar el Brexit, pero no por sublimes asuntos de estado.

El dinero y el sexo los impulsan a ello, porque Plainbrooke ha cedido una vez más a su inclinación ludópata, a apostar y apostar por el Brexit que no viene, mientras que Crowfield se presenta como un héroe ante Mabel, la asistente de Theresa May, a quien quiere conquistar. Simulando ser un puritano reprimido, el diputado no efectuó más dos paseos con ella durante sus cuatro años de conquista. Mientras tanto, prospera el complot para eliminar a la verdadera primer ministro y que su doble anuncie el Exit del Brexit con un emotivo discurso ante el Parlamento. Al final, consiguen la ratificación con ayuda real, porque aparece entonces Isabel II, quien amablemente aprueba el abandono de la peregrina idea de salir de la Unión Europea.

Sin embargo, volviendo a la realidad, el suspenso se mantiene hasta el verdadero final de este rollo que más bien parece una never ending story. Pese a todo la sátira tiene un mensaje positivo: hay que mirar el futuro con coraje. El único problema es que si a finales de marzo esto no se define, Proschka tendrá que hacer una nueva versión para el otoño próximo.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.