Alemania

  • Alemania 10/11/2019

    Stravinsky devuelve la estabilidad al MIR

    Mauro Bigonzetti se encargó de Les Noces, que creara en 2002 para el Aterballetto de Reggio Emilia/Italia; mientras que Uri Ivgi y Johan Greben hicieron lo propio con Sacre, coreografía que estrenaron en 2017 con el Ballet Ensemble del Konzert Theater de Berna/Suiza, con la música de Le sacre du printemps.
  • Alemania 07/11/2019

    Lo suyo es puro teatro

    Schilling otorga al drama de Victor Hugo todo el protagonismo en aras de permitir que el texto se explaye en un espacio lo más diáfano posible. He aquí el primer pecado: desequilibrar la balanza y situar a la música en un peldaño inferior.
    Esteban Hernández 13/11/2019
  • Alemania 29/10/2019

    Shift, Change, Turn, and Variations

    La Orpheus Chamber Orchestra tiene una personalidad muy propia, toca sin director, no hay jerarquías internas, todo es muy democrático, los músicos rotan constantemente en todas las posiciones (cuerdas y vientos) y el resultado es una ejecución vivaz, variada, fascinante, de una transparencia cautivadora que los respectivos guías de cada sección coordinan a la perfección con miradas, señas y gestos casi imperceptibles.
  • Alemania 13/10/2019

    Verdi y el rey de los hunos

    El aún joven Verdi de 'Attila' se mueve todavía en la órbita del bel canto tradicional, pero con evidentes dificultades, pues los rasgos personales luchan ya por emerger y son en buena parte incompatibles con la tradición romántica italiana del periodo histórico de la Restauración (1814-1848). Así pues, este Verdi de 'Attila' es, como compositor belcantista, bastante insatisfactorio, mediocre, casi rudimentario, sin, por otra parte, ofrecer una alternativa válida. El mejor bel canto tradicional le resulta inalcanzable, al tiempo que el fallido intento por satisfacer sus exigencias, frena su propio temperamento y sus posibilidades personales  
    J.G. Messerschmidt 07/11/2019
  • Alemania 26/10/2019

    Un mito que eclipsa las contradicciones de la realidad

    Más de la mitad de la pieza está dominada por la música de Aaron Copland que combina elementos folclóricos y neoclásicos con el jazz y cautiva a la platea. El estilo de vida de Estados Unidos se extingue. El país está enfermo. En el tercer acto, los personajes se vuelven más simbólicos, los actos más abstractos, la música de George Gershwin, John Lee Hooker, Peter Gabriel, Jean Michel Jarre y Christopher Benstead es cada vez más expresiva y exigente