Argentina

Valioso director invitado

José Mario Carrer

miércoles, 7 de agosto de 2019
Salta, jueves, 25 de julio de 2019. Teatro Provincial. Cecilia Borzone, piccolo. Orquesta Sinfónica de Salta. Director Invitado, Paul Mauffray. Escena de Amor de Romeo y Julieta (estreno en Salta) de Héctor Berlioz (1803-1869). Concierto en do mayor para piccolo, cuerdas y cembalo Rv 443 de Antonio Vivaldi (1678-1741). Taras Bulba, Rapsodia para gran orquesta JW VI/15 (estreno en Salta) de Leos Janàcek (1854-1928). Asistencia: 70% del aforo
---

El inicio de este concierto, toda una novedad, fue el probablemente el más difícil pasaje de la sinfonía dramática que compuso el francés Héctor Berlioz sobre la famosa historia de Romeo y Julieta de William Shakespeare, en este caso con un libreto de Emile Deschamps. ¿Por qué difícil? No fue la expresión sonora espectacular sino que por el contrario, es la apasionada descripción musical sobre el drama de Verona. Berlioz fue uno de los grandes románticos de la música que para este trabajo puso en marcha innovaciones constructivas que tienen que ver con el colorido orquestal, el detalle de presentar a Romeo en los violonchelos y trompas, y a Julieta en los vientos madera en una combinación tímbrica casi milagrosa. Berlioz amaba esta obra y solía afirmar que era el “drama supremo de su vida”. Pero si esta parte de la obra fue impactante para Salta, no lo fueron menos dos aspectos destacables: primero la musicalidad, el dominio de los detalles técnicos y el talentoso pulso conductor del maestro Mauffray; segundo la ductilidad de la orquesta local que respondió de modo irreprochable a la exigencia del director.

A continuación, y más allá de las diferentes opiniones acerca de los agudos instrumentos que devienen de la flauta, el piccolo o flautino es un aerófono ideal para la música del sacerdote Antonio Vivaldi, el gran representante del barroco italiano que sin duda carece de la austeridad del barroco alemán liderado por Johann Sebastian Bach. Su sonido agradablemente agudo y la impresionante velocidad con la que puede acometer la más difícil de las melodías vivaldianas brindan la posibilidad de gozar de estas expresiones del siglo XVIII. Vivaldi escribió casi ochocientas obras de las cuales veinte están dedicadas a la flauta solista en sus diferentes derivados. De ellos, tres se escribieron para el piccolo solista: los Rv 443, 444 y 445 (Rv signfica catálogo de Ryom). La perfección del 443 está destinada a un solista de alto tango y la orquesta local lo tiene en la figura de Cecilia Borzone, cuyo fraseo, ataques, ligaduras, cortes y lectura fueron deslumbrantes. Su entendimiento con el maestro visitante fue irreprochable y la compañía de un ripieno de veinte músicos brindó un marco lujoso para su inobjetable solo.

Finalmente sonó el checo Leos Janàcek con su rapsodia Taras Bulba, música programática basada en la novela de Gogol que relata los avatares del cosaco  en sus luchas contra los polacos. El maestro visitante está radicado en Brno, ciudad ubicada al sudeste de la República Checa que curiosamente es la misma ciudad donde se instaló el compositor que luego de un prolongado período de su vida y mientras ejercía sus dotes de pedagogo, investigó largamente la música eslava. Cuando consideró haber profundizado los giros, danzas, ritmos y combinaciones tímbricas de su tierra, comenzó a componer al punto que su primera ópera Jenufa la termina luego de cumplidos sus cincuenta años. Su estilo romántico tardío está lleno de apelaciones folclóricas, lo que dio como resultado armonías y estructuras de un estilo maduro. Taras Bulba tiene tres movimientos 1) la muerte de Andrei que enamorado de una princesa polaca, pelea contra los suyos, los cosacos y muere asesinado por su propio padre en un momento de la lucha entre los dos ejércitos; 2) la muerte del hijo mayor Ostap que es capturado por los polacos para ser torturado y muerto por ellos en la capital de Polonia y 3) la captura del mismo Taras Bulba  cuando va a Varsovia a tratar de salvar a su hijo mayor. Los cosacos luchan con fiereza para vengar a Ostap pero son vencidos y Taras Bulba grita su profecía acerca de la llegada de un zar que con la fuerza de la fe ortodoxa, se impondrá en la faz de la tierra. Cuando en Praga escuché el modo de hablar de los checos, comprendí mejor la idea de Janacek de que su música debía respetar sus ritmos y tonos en lo que el llamaba la 'melodía de la lengua', interesante idea que pusieron en práctica algunos compositores en diferentes partes del mundo. El maestro Mauffray no habla español, aunque si otros idiomas. Sin embargo pudo crear una corriente de comunicación con sus dirigidos al punto que la orquesta respondió sus requerimientos de emocionante manera.    

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.