Entrevistas

Christian Gerber: no importa el instrumento que toques, eso es como una relación amorosa

Juan Carlos Tellechea

viernes, 25 de septiembre de 2020
Christian Gerber © crossover-marketing

El Dúo Tangopianissimo (Christian Gerber, bandoneón; Fernando Bruguera, piano) que se ha presentado con gran éxito el miércoles 23 de septiembre en el 14º Festival de Bandoneón, de Krefeld, rinde honor con su repertorio tanto a las grandes orquestas típicas de las décadas de 1930 y 1940 (la edad de oro del tango argentino), como al Tango Nuevo de concierto, desarrollado por Astor Piazzolla desde el decenio de 1960. Gerber y Bruguera, quienes se vienen consagrando desde hace muchos años a la música rioplatense en las más diversas constelaciones, consiguen mantener en esta mínima formación la riqueza, variedad, energía y vitalidad de una gran orquesta.

Gerber es uno de los más conocidos y polifacéticos bandoneonistas de la nueva generación en Europa. Con su Quinteto Ángel, creado en 2001, actúa regularmente en el Viejo Continente y ha compartido escenario con numerosos grandes del género, como Juan José Mosalini, el legendario Alberto Podestá y el muy recordado Luis Stazo, entre otros. Bruguera aporta su larga e invalorable experiencia en los ambientes de tango de Buenos Aires. En la capital porteña trabajó como pianista en los locales más tradicionales y se le puede escuchar en numerosas grabaciones. Christian Gerber concedió muy gentilmente una entrevista por escrito y vía correo electrónico a mundoclasico.com antes de presentarse en el Festival de Bandoneón, de Krefeld. Estas son sus respuestas exclusivas (traducidas del alemán al español) desde su residencia en Hamburgo:

Juan Carlos Tellechea: ¿Qué reflexiones le inspira este parón de las actividades culturales, en general, y en el área músical, en particular, por la pandemia del coronavirus? ¿Cuál es su evaluación (positiva o negativa) de esta situación?

Christian Gerber: Creo que los aspectos negativos de la pandemia, como las preocupaciones (económicas) sobre el futuro, la inseguridad o la incertidumbre sobre la evolución de la situación han sido la principal preocupación de la mayoría de las personas, especialmente en los primeros meses, sobre todo en las primeras semanas + meses. Los lados positivos como la desaceleración y la comprensión de que nuestra realidad cotidiana habitual no carece de alternativas...

Mientras tanto, me parece que ha quedado claro que el tema del coronavirus nos acompañará durante bastante tiempo y que tenemos que aprender a vivir con él de forma responsable. El tema seguirá acompañándonos durante un tiempo, pero parece que el tratamiento del mismo se está normalizando poco a poco, la vida cultural, así como la vida en general, continúa y, sobre todo, la vida cultural me parece enormemente importante para encontrar la forma de hacer frente a la crisis.

¿Cómo habría sido el encierro sin libros, sin grabaciones de música, sin películas u otros medios? Y no sólo como una mera diversión o entretenimiento: el arte y la música son más importantes hoy en día que nunca.

Pueden ser un medio para hacer frente a nuestros grandes problemas, pero también pueden conectar, consolar y ayudar a la gente a sobrevivir a las crisis a pesar del distanciamiento social.

Personalmente, he podido pasar mucho más tiempo con mi esposa y mis dos hijos de lo habitual en los últimos años. ¡Estoy muy agradecido por esto! Sin embargo, en muchos momentos me di cuenta de cuánto extraño hacer música para un público en vivo, la interacción y las experiencias compartidas, y que hacer música no sólo es un trabajo, sino que también tiene sentido para mí y significa una realización personal. La repentina renuncia a ella duele...

JCT: ¿Que proyectos había planeado y tuvo que cambiar, y cuales puede aún realizar?

CG: Como músico, estoy principalmente ocupado tocando en vivo frente a una audiencia. Desde mediados de marzo, todos mis proyectos han sido cancelados o pospuestos indefinidamente.

Esto significa que para este año, además de 2 CD y 2 producciones teatrales, se han cancelado numerosos conciertos y actuaciones de invitados - alrededor de 40-50 fechas en total.

Pude usar parte del tiempo de los últimos meses para escribir arreglos y transcripciones, tuve un concierto único en Mala Junta (uno de los grandes locales de tango), en Berlín, de lo contrario podría practicar por mi cuenta.

En agosto también grabamos un nuevo CD con el Quinteto Ángel en Berlín, que esperamos que salga a la venta en invierno.

Solo ahora en otoño tendremos nuestros primeros conciertos frente a un público en vivo de nuevo: hace una semana dimos un concierto en (la pintoresca localidad de) Liederbach, cerca de Frankfurt; fue la primera cita en seis meses, organizada privadamente y financiada por un amante del tango y del bandoneón; y ahora estamos muy agradecidos a Jürgen Eichendorff (responsable de la oficina de cultura de la ciudad de Krefeld) y a los organizadores del Festival de Bandoneón de Krefeld por organizar este evento allí, pese a las difíciles circunstancias que afrontamos todos.

JCT: ¿Está satisfecho con las medidas contra el Coronavirus y para los artistas en Alemania?

CG: Personalmente tengo la sensación de que se ha hecho un gran esfuerzo para amortiguar las consecuencias de la crisis para todos en Alemania y estoy muy agradecido por ello.

Por supuesto, como casi todos los demás, sólo percibo una parte relativamente pequeña de la sociedad que me rodea. En cuanto a los artistas, no puedo juzgar cómo son las cosas en el campo de las bellas artes, la literatura o el teatro independiente, por ejemplo. Pero mi impresión es que además de la ayuda gubernamental, hubo un gran compromiso privado en la música y especialmente en la escena del tango, que ciertamente ayudó mucho a los organizadores más pequeños.

Sin embargo, hay una gran interrogante sobre cuáles serán las consecuencias a largo plazo para la escena cultural y cuántos artistas y locales podrán sobrevivir económicamente a largo plazo.

Hay un punto de crítica que ya se ha expresado en muchas ocasiones sobre las ayudas estatales y que me gustaría subrayar aquí una vez más: las ayudas provenientes de los fondos federales por la pandemia del coronavirus todavía no deben ser utilizadas por los trabajadores autónomos para cubrir sus gastos de vida. Sólo pueden financiar los gastos de funcionamiento, como el alquiler de oficinas o las tasas de arrendamiento financiero. En otras palabras: en casos extremos, podría pagar un todoterreno alquilado con estos fondos federales, pero no podría comprar mis panecillos con ellos.

Para cubrir el costo de vida, los artistas son remitidos al sistema de seguro de paro Hartz IV*. ¡Creo que esto está completamente fuera de la realidad de la vida de la mayoría de los profesionales autónomos del sector cultural en Alemania! No se puede enviar así, simplemente, al sistema de seguro de desempleo a toda una rama creativa de empresarios, parcialmente exitosos (y además contribuyentes impositivos), que de hecho está bajo una prohibición de ejercer su profesión, imponiéndoles un castigo a quienes han gestionado de forma previsora o cautelosa; porque (con el sistema Hartz IV) primero tienen que agotar sus propias reservas (empobreciéndose) antes de que les preste ayuda.

Estoy en la situación afortunada de no ganar el único ingreso familiar, así que por el momento no estoy amenazado en mi existencia por la pérdida de esos ingresos. Pero también hay colegas solteros o parejas en mi entorno directo que son exclusivamente autónomos... aquí habría que adaptar urgentemente la normativa o, por ejemplo, habría que crear alternativas comparables al subsidio de trabajo a corto plazo para los empleados.

JCT: ¿Qué mejores medidas habría que tomar para protegerse a sí mismo y al público?

CG: No soy un experto - el desarrollo actual y las cifras parecen indicar que el cumplimiento de las recomendaciones de higiene, el uso de un protector bucal y nasal y el mantenimiento de las distancias de seguridad funcionan bastante bien en este país. Como lego en la materia, asumo que estas medidas -como se aplican en otros espacios cerrados como el transporte público, los trenes, los vuelos, etcétera- también deberían ser adecuadas para acudir igualmente de forma segura a un concierto o al teatro.

JCT: ¿Qué temas tocará en Krefeld y por qué; ha pensado en algo especial como un homenaje a Astor Piazzolla (100 años el 11 de marzo de 2021)?

CG: En Krefeld daremos un concierto de unos 60-70 minutos de duración, mezclando deliberadamente tangos tradicionales, milongas y valses con el Tango Nuevo de Astor Piazzolla - pero también otros.

Como bandoneonista amo y acompaño constantemente las composiciones de Piazzolla y siempre descubro nuevos aspectos en ellas. Para mí sigue siendo uno de los más grandes compositores del siglo XX, si se quiere, no sólo este concierto, sino una gran parte de mi actividad musical es un homenaje a él.

Para el próximo año se han planificado proyectos concretos para su centenario, por ejemplo, conciertos y grabaciones con el Isabelle van Keulen Ensemble y la Deutsche Kammerakademie, de la ciudad de Neuss.

JCT: ¿Como desarrolla sus composiciones y arreglos?

CG: En el Dúo Tangopianissim0, junto con el pianista Fernando Bruguera, nos une un entendimiento musical común fundamental y una fascinación no sólo por el tango moderno, sino sobre todo por el tango tradicional argentino.

Nos entusiasman e influyen las grabaciones de las grandes orquestas de la época de oro, así como de las formaciones posteriores, como el Quinteto Real en torno a Horacio Salgán, más tarde el Sexteto Mayor o músicos como Raúl Garello, Carlos García, Emilio Balcarce -por citar sólo algunos- que han continuado creativamente su tradición y con los que se nos permitió hacer música juntos. Con nuestros arreglos - y también las transcripciones - tratamos de mantener esta música viva y al mismo tiempo enlazada con ella.

JCT: ¿Qué bandoneón (modelo/año) toca usted y por que; es un AA (Alfred Arnold) histórico o un instrumento moderno? ¿Nota alguna diferencia entre ambos?

CG: Toco un Doble A de la segunda mitad de la década de 1930. Seguramente hay nuevos instrumentos bien construidos; las diferencias entre los nuevos y los viejos instrumentos se escuchan como intérprete, sin duda. Pero aparte de eso, creo que no importa el instrumento que toques, siempre es una decisión muy personal: independientemente de lo viejo o lo nuevo, no todos los instrumentos funcionan para todos los músicos... es un poco quizás como una relación amorosa.

Pienso en la anécdota de Piazzolla, quien junto con Raúl Garello y Osvaldo Piro recibió uno de los Doble A de (Aníbal Troilo) Pichuco como regalo de Zita (la esposa de Troilo) después de su muerte: dijo que lo había probado, pero que el bandoneón no se adaptaba bien a su forma de tocar. Él no era tierno, sino que sus dedos eran como ametralladoras y afirmaba que el instrumento una vez dijo auch cuando intentó tocarlo...

Me encanta mi viejo instrumento con todas sus peculiaridades y rarezas, lo he estado tocando durante muchos años y probablemente me conoce bastante bien... definitivamente tiene un alma y estoy agradecido de haberlo conocido y de que me preste su voz para expresar musicalmente lo que me conmueve.

JCT: Muchas gracias señor Christian Gerber por tan interesantes declaraciones.

Notas

Hartz IV es el perverso programa de desempleo creado bajo el gobierno del canciller socialdemócrata Gerhard Schröder

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.