Entrevistas

El Martin de Ruiter Trío en el Festival de Bandoneón, de Krefeld

Juan Carlos Tellechea

lunes, 28 de septiembre de 2020
Martin de Ruiter © by Martinus World

El bandoneonista y compositor Martin de Ruiter, nacido en 1967 en la encantadora ciudad neerlandesa de Apeldoorn (30 kilómetros al norte de Arnhem) y formado en Amsterdam y Rotterdam, comenzó a tocar este instrumento en 1992. Desde entonces ha venido integrando diferentes conjuntos musicales. De Ruiter interpretó en los Países Bajos y en Japón la parte solista de la ópera María de Buenos Aires, de Astor Piazzolla, con libreto de Horacio Ferrer, así como de Misa Tango, de Luis Bacalov, y de Misa a Buenos Aires, de Martín Palmeri. Ha escrito asimismo la música para filmes mudos que él mismo ha ejecutado en parte sobre el escenario. Trabaja también para el Filmuseum Biennale y el EYE Film Institute de su país.

El Martin de Ruiter Trio, integrado además por Elliot Muusses (guitarra eléctrica) y Daniel Lehmann (contrabajo) se ha presentado con éxito el pasado 19 de septiembre en el 14º Festival de Bandoneón, de Krefeld, e interpretará piezas que se ubican en la confluencia entre el tango y el jazz. Junto con composiciones tradicionales de tango, el trío interpreta asimismo composiciones propias que brindan al conjunto un interesante margen para la improvisación y en el que el bandoneón no solo está allí para dedicarse al género musical nacido en Buenos Aires y extendido por el Río de la Plata.

Martin de Ruiter accedió muy cortésmente a una entrevista por escrito y vía correo electrónico con mundoclasico.com y estas son sus respuestas exclusivas (en alemán y traducidas al español):

Juan Carlos Tellechea: ¿Que reflexiones le inspira este parón de las actividades culturales en general, y de las musicales en particular, por la pandemia del coronavirus?

Martin de Ruiter: Solo se nota lo que uno tiene, cuando no está más allí. Y pienso que una de las cosas más importantes que echamos de menos en estos tiempos es el trato poco respetuoso entre las personas en la escuela, en la calle, en el teatro, etcétera. Confío en que todos nosotros nos volvamos a descubrir y a estimar otra vez después de la crisis del coronavirus.

JCT: ¿Que proyectos había planeado y tuvo que cambiar, y cuales puede realizar aún?

MdR: Junto a algunos conciertos cancelados con mi trío, hay otros dos grandes proyectos con coro que tuvieron que ser cambiados; para los coros el riesgo parece especialmente grande, como es natural.

El primer proyecto es el Requiem de Gabriel Fauré, que arreglé para bandoneón, piano, cuerdas y, por supuesto, coro. El concierto fue postergado dos veces y el repertorio tuvo que ser adaptado. Espero que el concierto pueda realizarse finalmente el 10 de octubre en Rotterdam.

El segundo proyecto afecta a mi labor de composición. Estoy trabajando en una obra para bandoneón, cuerdas y coro que está casi terminada. En los últimos meses tuve mucho tiempo para ello; y esto es lo único positivo sobre este pasado período.

JCT: ¿Cual es la situación actualmente en los Países Bajos; se pueden celebrar allí conciertos? ¿Son muy diferentes las medidas de prevención contra el coronavirus en los Países Bajos y en Alemania para los artistas?

MdR: Pienso que la situación en los Países Bajos es similar a la de Alemania. Es posible de nuevo ofrecer pequeños conciertos, con una distancia de 1,5 metros entre las personas.

JCT: ¿Que otras mejores medidas se podrían adoptar para protegerse uno a sí mismo y al público?

MdR: Pienso que la distancia de metro y medio, así como los conciertos sin intervalo es más que suficiente. Y eso es lo que hace también la organización del Festival de Bandoneón, de Krefeld.

JCT: ¿Que bandoneón toca usted (modelo/año) y por que?

MdR: Tengo un Alfred Arnold (Doble-A) de 1924. Este instrumento pude adquirirlo en Argentina hace 28 años. Es un instrumento muy especial y no quiero tener ningún otro. Sé que hay mússicos que busccan permanentemente un instrumento mejor, pero pienso que es mejor invertir la energía en la profundización del vínculo con su propio instrumento. Es un poco como...un matrimonio.

JCT: ¿Que temas interpretará en Krefeld y por que; pensó en algo como homenaje a Astor Piazzolla, de quien se celebrará el centenario de su nacimiento el 11 de marzo de 2021?

MdR: La organización del Festival nos pidió que no tocáramos ningún tema de Piazzolla o, en todo caso, muy poco, ya que sus composiciones serán muy interpretadas en otros conciertos. Pero aún cuando no se toque ninguna pieza de Piazzolla él siempre está allí. Su influjo en el tango y en nuestra forma de tocar, de arreglar y de componer es enorme y siempre evidente. Muchas de nuestras propias composiciones son ya en realidad un homenaje a Piazzolla.

Una de las lecciones más importantes que hemos aprendido de él es la de que hay que buscar siempre nuevos caminos y no simplemente copiar lo existente. Por lo tanto, vamos a tocar muchas composiciones propias y nuevos arreglos de tangos clásicos.

JCT: ¿Toca usted siempre el bandoneón de pie, con la pierna derecha sobre una silla o una banqueta y con el instrumento apoyado sobre esa rodilla (era una posición que prefería Piazzolla)...y por que?

MdR: Cuando toco música de cámara permanezco sentado. En todos los demás casos toco de pie y, efectivamente, con el bandoneón sobre mi rodilla derecha, exactamente como Piazzolla. Me gusta el sonido claro y fuerte del bandoneón que se produce más fácilmente cuando el fuelle está libre; esto es, cuando él solo descansa sobre la rodilla. Y con el bandoneón en la rodilla derecha, la mano derecha recibe la mayor libertad de movimiento; y esa es la mano que debe tocar los pasajes de mayor virtuosismo.

JCT: Muchas gracias señor Martin de Ruiter por sus interesantes declaraciones.

MdR: Con mucho gusto. Nos alegramos ya de participar muy pronto en el 14º Festival de Bandoneón, de Krefeld.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.