Entrevistas

Gran éxito de Anna Alàs i Jové con Las bodas de Fígaro en Münster

Juan Carlos Tellechea

viernes, 20 de noviembre de 2020
Anna Alàs i Jové © 2020 by Modart

La mezzosoprano Anna Alàs i Jové ha sido ovacionada en estas semanas por el público en el Teatro de Münster por su excelente interpretación de Cherubino, en una deslumbrante versión de Las bodas de Fígaro, de Wolfgang Amadé Mozart, bajo la régie de Ansgar Weigner y dirección musical de Golo Berg.

Debido a las estrictas regulaciones de higiene y prevención por el crecimiento exponencial en estos momentos de la pandemia (sindemia) del coronavirus en Alemania, y concretamente en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, la producción estrenada el 27 de septiembre ha sido dividida y diseñada para ser interpretada en dos veladas.

Entre las medidas que han adoptado los organizadores figura la ubicación de la orquesta y el aislamiento de los cantantes a través de paneles de metacrilato. La extraordinaria puesta, entre concertante y escénica, cuenta con un opulento vestuario.

En la primera parte la figura del Cherubino se convirtió de entrada en el favorito del público, no solo por las dos arias emblemáticas de la ópera, sino porque Alàs i Jové las interpretó con una elegancia y una perfección vocal magistrales, así como dió muestras de dotes histriónicas sobresalientes.

La régie y el director musical salvaron la mayor parte de las partes escénicas de la ópera de Mozart que, por supuesto, en estas difíciles circunstancias tuvo que prescindir del coro.

Con la mezzosoprano Anna Alàs i Jové realizamos una entrevista exclusiva paramundoclasico.com antes de su actuación en Münster y estas son sus declaraciones:

Juan Carlos Tellechea: ¿Que reflexiones te inspira este parón de actividades culturales en general y musicales en particular por el coronavirus?

Anna Alàs i Jové: En primer lugar la constatación de que la "normalidad" no era un paisaje ideal para los intérpretes de música clásica y consecuencia de ello es la debacle económica y profesional que estamos presenciando. En los contratos se asumen cláusulas que permiten dejar a los intérpretes desamparados y los países no han conseguido generar un sistema de ayudas eficaz porque apenas entienden bajo qué condicionantes se desarrolla la vida de un intérprete freelance. A su vez se ha agravado la dicotomía entre entes culturales de gran envergadura y entes de menor presupuesto, pero que dan trabajo a muchos más artistas, ergo, con más potencial para repartir la riqueza. Como se está viendo en Italia ha llegado el momento de que los gobiernos dejen de mirar hacia otro lado y se asesoren sobre el funcionamiento del mercado de la Música Clásica, pues hacia él fluye mucho dinero público. Creo que en este sentido Alemania es un buen ejemplo (aunque todo se puede mejorar) surgido de su tradición, de la alta densidad territorial de pequeños teatros y la desmitificación del oficio.

En los contratos se asumen cláusulas que permiten dejar a los intérpretes desamparados

JCT: ¿Qué balance (positivo y negativo) extraes de la situación?

AAJ: Por un lado, valoro positivamente que la situación nos haya obligado a tomar consciencia de que no podemos dar nada por sentado ni inmutable pues esto es un gran estímulo para guiar nuestras vidas. Por el otro, lamentaría que no se reconociera todo el sufrimiento que está causando y sirviera como motivación para apoyar nuestro sistema sanitario y en nuestro ámbito, hacer una revisión de nuestros derechos laborales y condiciones fiscales.

JCT: ¿Qué proyectos tenías en marcha y cómo has tenido que modificarlos, y cuales puedes emprender todavía?

video

AAJ: La temporada 19/20 fue maravillosa y aún debía haberlo sido más. Me esperaban tres debuts muy interesantes: la Orquesta Sinfónica de Tenerife, el Festival Bachcelona y el Festival de Schleswig-Holstein. Además, significaba el inicio de la gira de mi último disco Legacy, alguna función más de la ópera Diàlegs de Tirant e Carmesina de Joan Magrané y Marc Rosich, donde encarno dos personajes que disfruto mucho y la última función de Matthäuspassion de J.S. Bach en el Staatstheater Wiesbaden, que justo era la de Pascua, una pena. En principio hay voluntad de retomar todos estos compromisos. Aún así debo estar agradecida porque también han surgido propuestas nuevas adaptadas a la situación y en julio pude reencontrarme con el público.

JCT: ¿Piensas que es posible solucionar el problema de las distancias que hay que mantener entre los músicos y los demás artistas, así como con el público para evitar contagios?

El exceso de oferta de artistas ha hecho imprescindible un cribado a través del sistema de agencias

AAJ: Mantener las distancias interpretando escena requiere creatividad y una expresividad poderosa, es factible. En el foso dependerá de la orquestación y de la voluntad artística que se tenga de respetarla. En la platea es muy sencillo pero implica grandes pérdidas económicas. Las actividades culturales son de las más seguras que hay ahora mismo (más aún en aire libre), el problema es cómo sostenerlas económicamente. El modelo se sustenta sobre una mayoría de público de la tercera edad que ahora mismo no puede coincidir con desconocidos y asimismo es esclavo de una excesiva glamurización que ha normalizado gastos que no tienen nada que ver con el Arte. El exceso de oferta de artistas, tanto cantantes como directores musicales y de escena, ha hecho imprescindible un cribado a través del sistema de agencias de representación, alguna de las cuales tienen gastos estructurales altísimos que repercuten en los contratos, ergo en los presupuestos de los teatros (ya lo estamos viendo en Italia). Son aspectos que hace años que la Administración española debería haber revisado (llegar al público joven, reducir las plazas de estudios Superiores, proteger el Arte del capitalismo agresivo, apoyar al talento local y refinar los procesos de selección de las direcciones artísticas). La crisis del 2008 no fue motivo suficiente. Veremos si la actual, que es mucho más grave, fuerza un diálogo constructivo en lugar de cerrar teatros.

JCT: ¿Cuales siguen siendo los problemas de las óperas, los teatros, las salas de concierto, tanto en España como en Alemania, que diferencias hay entre ellos (para mejor o para peor)?

AAJ: Creo que los dos países comparten el problema del envejecimiento del público y a estas alturas ya deberíamos tener claro que sólo se solventa en la escuela primaria y secundaria, llevando a los chavales a las salas y los teatros y dándoles clases de Música, no de Historia de la Música. Por lo menos en Alemania la Música Clásica se respeta porque se siente parte del patrimonio nacional; es una lástima que en España no se tenga consciencia de Falla, de Nebra, Victoria, Casals, Caballé, Larrocha… Los medios de comunicación generalistas españoles no ayudan a revertir la situación y los especializados no reciben suficiente apoyo. Esto no anima la venta de entradas, crea una dependencia de las ayudas públicas y dificulta establecer un modelo de financiación mixto.

No es que haya que reducir el dinero público para Cultura, en mi opinión hay que repartirlo mejor para que llegue a más rincones del territorio. Luego está la gran diferencia de los modelos artísticos. Los teatros de repertorio alemanes contratan cantantes y directores de forma estable (durante unos años) y ofrecen muchos títulos simultáneamente a lo largo de la temporada. Los teatros de temporada españoles contratan artistas concretos exclusivamente para cada título, el cual representarán con total dedicación durante un corto bloque temporal. A grandes rasgos, sólo coinciden en que orquesta, coro y técnicos tienen un contrato fijo y el personal de administración un contrato estable. Hoy en día ambos modelos viven en simbiosis con el sistema de agencias, antes en el modelo alemán era más sencillo acceder a audiciones. Sin ser una experta en gestión, creo que el modelo alemán es más sostenible económicamente. Pero hay que reconocerle al modelo español el potencial para trabajar con más profundidad la interpretación y lograr grandes resultados artísticos, si la constelación humana lo permite.

JCT: ¿Si Anna Alàs i Jové fuera exclusivamente actriz (de teatro o de cine), en lugar de mezzosoprano, qué papeles te gustaría interpretar? ¿Cuales son tus papeles preferidos en la ópera?

AAJ: En general me gustan los papeles que viven un desarrollo personal a lo largo de la obra o bien papeles que estén psicológicamente muy alejados de mi persona. Ello me permite explorar rincones del alma humana que desconozco. No puedo nombrar roles exactos porque no soy una experta en repertorio teatral y no me resultaría atractivo interpretar un papel cinematográfico que ya haya interpretado otra persona. En la ópera me atraen Donna Elvira, Sesto, Despina, Rosina, Charlotte, Cornelia, Ottavia... y por supuesto Carmen.

JCT: ¿Cómo desarrollas tus interpretaciones?

AAJ: Una vez leído el libreto escribo todo el texto de mi rol y reflexiono sobre cómo se siente en cada pasaje de la partitura. Seguidamente me centro en el solfeo, aprender las alturas, los ritmos y las pausas. Lo hago sentada al piano porque me gusta escuchar las armonías, así poco a poco voy descubriendo cómo ha interpretado el compositor las emociones del personaje acorde con la obra del libretista. Mi meta es transmitir muy claramente todo lo que me evoca la partitura sobre mi rol. Aunque llego al primer día de ensayo con una suerte de propuesta, pongo todas mis ideas en cuarentena porque la decisión final la tienen el o la directora de escena y el o la directora musical.

JCT: ¿Extraes informaciones sobre el entorno de una obra para interpretarla?

AAJ: No muy exhaustivamente, la verdad. Me interesa mucho pero como tengo muy claro que no me va a condicionar, no le doy prioridad. Si en algún momento algún aspecto de la pieza (estructura, texto, tempo...) me desconcierta entonces sí que busco ávidamente respuestas. En general me gusta no perder de vista mi visión contemporánea porque es la que la mayoría del público traerá consigo cuando asista a la función, lo veo como un canal para conectar con ellos.

JCT: ¿Trabajas de forma intuitiva? ¿Eres curiosa?

AAJ: Mi sensación interna es que soy muy intuitiva interpretando pero no sería justo hacia mi currículum. Vengo de un hogar donde se escucha mucha música y empecé a estudiar solfeo y repertorio clásico a los 7 años. Puede parecer intuición pero en realidad son miles de horas escuchando o interpretando partituras de Música Clásica y Contemporánea al piano, en coros o como cantante solista. Por no hablar del trabajo de grandes actrices que he admirado y los cursos de teatro a los que he asistido. El cerebro está en su salsa y sabe qué hacer con el material. Pero el camino no termina nunca, por eso me hace muy feliz rodearme de músicos de los que considero que puedo seguir aprendiendo, seguir alimentando esta "intuición". Soy enfermizamente curiosa y no tengo límites sobre la temática, leo sobre cualquier cosa que se me ponga delante y siempre lamento no poder profundizar más.

JCT: ¿Hay obras que no interpretas, porque sientes que no tienes acceso a ellas?

AAJ: Por supuesto hay obras que no pretendo interpretar si considero que no son adecuadas para mi instrumento. Ese ha sido, es y será mi límite y seguro de vida. Reconozco que alguna vez alguien que me conozca bien habrá conseguido sorprenderme con una propuesta que yo no veía clara pero que acaba siendo un éxito. He tenido la suerte y la condena de haber interpretado épocas, estilos, autores y formatos muy variados, así que creo que no terminaré mi carrera con la sensación de haberme encontrado puertas cerradas a nivel de repertorio.

JCT: ¿Qué estás elaborando en estos momentos y por qué?

AAJ: Estas semanas están siendo muy intensas pues compagino recitales de canción y funciones de ópera. Junto a Alexander Fleischer hemos presentado nuestro último disco Legacy en el Konzerthaus de Berlín y en la Hugo-Wolf-Akademie de Stuttgart y simultáneamente estoy cantando Cherubino en la nueva producción de Le nozze di Figaro del Teatro de Münster. En breve retomaremos el espectáculo barroco Combattimento en el Teatro de la Maestranza de Sevilla.

Mundoclasico.com: muchas gracias por tan interesantes declaraciones y ¡mucho éxito en tu labor !

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.