Italia

Antes de la censura

Anibal E. Cetrángolo
martes, 2 de noviembre de 2021
Spirei, Ballo in maschera © 2021 by Teatro Regio Parma Spirei, Ballo in maschera © 2021 by Teatro Regio Parma
Parma, viernes, 15 de octubre de 2021. Teatro Regio. Un ballo in maschera (Gustavo III), melodrama en tres actos sobre un libreto de Antonio Somma a partir de 'Gustave III ou Le bal masqué' de Eugène Scribe. Música de Giuseppe Verdi. Edición critica de la partitura: Ilaria Narici, The University of Chicago Press, Chicago y Casa Ricordi, Milán. Dirección escénica, Jacopo Spirei a partir del proyecto de Graham Vick. Escenografía y vestuario, Richard Hudson. Luces, Giuseppe Di Iorio. Coreografía, Virginia Spallarossa. Nueva produccion del Teatro Regio de Parma. Intérpretes: Piero Pretti (Gustavo III); Maria Teresa Leva (Amelia); Amartuvshin Enkhbat (Il Conte Gian Giacomo Anckastrom); Anna Maria Chiuri (Ulrica); Giuliana Gianfaldoni (Oscar); Fabio Previati (Cristiano); Fabrizio Beggi (Ribbing); Carlo Cigni (Dehorn); Cristiano Olivieri (Il Ministro di Giustizia); Federico Veltri (Un Servo del Conte). Filarmonica Arturo Toscanini. Coro del Teatro Regio di Parma (maestro del coro, Martino Faggiani), Maestro concertador y director, Roberto Abbado. Festival Verdi de Parma
0,0007971

Un ballo in Maschera ha inaugurado el XXI Festival Verdi de Parma que fue dedicado al recientemente desaparecido Graham Vick. En esta ocasión fue el director musical del Festival, Roberto Abbado el responsable de dirigir la ópera.

Como es tradición en el Festival, se preparó un programa muy nutrido de eventos que en lo fundamental comprendían, además de esta ópera, un concierto sinfónico-coral el 26 de septiembre, la Messa da Requiem de Verdi el 2 de octubre y Simon Boccanegra en forma de concierto los días 9 a 16 de octubre.

Solamente quien haya visitado alguna vez Parma en los días del Festival puede calibrar la presencia muy particular del compositor de Busetto en las calles de la ciudad. Especialmente este año fue voluntad manifiesta del teatro pretender ampliar los límites del festival e involucrar a las comunidades más jóvenes y menos participantes en la ópera teatral. Para ello ha promovido algunas iniciativas muy particulares de las cuales abajo doy cuenta.

La edición presentada en Parma es, según explica el director Roberto Abbado, "el resultado de una operación filológicamente supervisada, de la inserción del texto íntegro del primer libreto presentado por el compositor en Roma sobre la partitura de Baile de máscaras, en la edición crítica editada por Ilaria Narici. Volvemos así a la versión protagonizada por el soberano de Suecia, Gustavo III, antes de que la censura papal impusiera una serie de cambios que conciernen al libreto.

La producción escénica

Sobre la génesis del trabajo de regie es necesario considerar que el Festival había contratado para esta empresa al grandísimo Graham Vick de quien en Parma habíamos visto un Stiffelio absolutamente memorable. Vick, desgraciadamente, murió hace unos meses víctima de Covid. Fue un artista de coraje, inmensamente culto. Su proyecto parmesano fue heredado por Jacopo Spirei, quien fue capaz de una empresa delicadísima dando forma algo que era poco más que una idea y considerando que la forma de trabajar de Vick era la de construir el espectáculo durante los ensayos. De todas maneras, amalgamando aquel embrión genial y un trabajo profesional y minucioso elaborado sucesivamente, se ha llegado a un resultado excelente. 

'Un ballo in maschera' de Verdi. Dirección musical: Roberto Abbado. Dirección escénica: Jacopo Spirei sobre proyecto de Graham Vick. Parma, Teatro Regio, octubre de 2021. © 2021 by Teatro Regio Parma.'Un ballo in maschera' de Verdi. Dirección musical: Roberto Abbado. Dirección escénica: Jacopo Spirei sobre proyecto de Graham Vick. Parma, Teatro Regio, octubre de 2021. © 2021 by Teatro Regio Parma.

De tal éxito mucho se debe a la cuidadosa labor en escenografía y vestuario de Richard Hudson. Hudson mostró un mausoleo colocado sobre la plataforma circular, móvil, y de esa manera se fue desplazando constantemente. A esta estructura simplísima se agregó un delgado puente sobre el plano de la escena, que fue el sitio que los conspiradores utilizaron para observar y dialogar con los solistas que estaban debajo. Resultó esta una escueta solución de gran impacto dramático. Fue inteligente el trabajo lumínico de Giuseppe Di Iorio cuyas luces asumieron papel protagónico y consiguieron, en la escena del baile, involucrar al público en la sala con sus manchas de color lanzadas contra el interior del teatro. A la eficacia de la propuesta escénica contribuyeron tanto los activísimos y numerosos figurantes como los miembros del coro, solo aparentemente inmóviles, situados en el practicable. Este resultado positivo debe adjudicarse a Virginia Spallarossa.

'Un ballo in maschera' de Verdi. Dirección musical: Roberto Abbado. Dirección escénica: Jacopo Spirei sobre proyecto de Graham Vick. Parma, Teatro Regio, octubre de 2021. © 2021 by Teatro Regio Parma.'Un ballo in maschera' de Verdi. Dirección musical: Roberto Abbado. Dirección escénica: Jacopo Spirei sobre proyecto de Graham Vick. Parma, Teatro Regio, octubre de 2021. © 2021 by Teatro Regio Parma.

Hemos visto una ambientación lúgubre: todos los personajes vestidos de negro, usando paraguas negros sobre un fondo uniforme presidido por un enorme catafalco fúnebre con la estatua de un inmenso ángel alado. El fondo semicircular, de color frio y claro, se veía interrumpido en altura por una gran franja negra que luego mostró ser el practicable funcional para hospedar al coro.

La constante presencia de la muerte era combinada, pero nunca sustituida, por otra fortísima en esta puesta que era la de los personajes de sexualidad ambigua que poblaron la escena, sobre todo en la escena del antro de la bruja Ulrica y, por supuesto en el baile final. Se trataba de figuras que parecían llegadas a Parma desde aquel famoso film de Rainer Werner Fassbinder Querelle de Brest, que fue presentado en 1982 con Brad Davis como protagonista. Aquel personaje que había interpretado Davis deambulaba en efecto en la caverna de Ulrica en medio de solistas y coro. 

Fue como si Vick, entre transgresión y muerte -ahora la suya-, se moviese otra vez entre sus actores, como lo había hecho en su puesta de Stiffelio de hace algunos años en el teatro Farnese. El eminente artista apenas desaparecido era bien consciente de sus elecciones dramáticas aunque audaces y estas nunca eran caprichosas. La ambigüedad sexual presente en el escenario era alusiva de un dato histórico: la homosexualidad del verdadero Gustavo III asesinado en 1792 precisamente antes de participar de un baile de máscaras.

Cartel de la 'Queer Night' del Festival Verdi de Parma 2021. © 2021 by Teatro Regio Parma.Cartel de la 'Queer Night' del Festival Verdi de Parma 2021. © 2021 by Teatro Regio Parma.

El teatro consideró interesante que la transgresión involucrase también a su público y fue promotor de una curiosa iniciativa. Se organizó antes de la inauguración de esta ópera un ensayo abierto al público que se denominó Queer Night y que -según las autoridades del Regio- era “una velada en el teatro en nombre de la libre expresión de sí mismo, dejando de lado prejuicios, estereotipos y convenciones” abordando la tan vigente temática de la identidad de género y allí se invitaba al público a acudir al teatro vistiendo aquella parte de sí mismo que generalmente permanece oculta. 

Aquella velada de fiesta de máscaras, la Queer Night, provocó la airada reacción de un par de senadores de la derecha, la Liga, que presentaron una pregunta al Parlamento Nacional, ofendidos, entre otras cosas, por el afiche que invadió la ciudad y que mostraba a Verdi en ropas ambiguas. La dirección del teatro respondió en un comunicado que "la noche queer quiere rendir homenaje a la modernidad de Verdi, que siempre ha sido un hombre y un artista precursor de la época, inconformista por excelencia, como lo demuestran sus elecciones de vida y la fuerte censura sufrida a nivel artístico y personal.”

La representación

La compañía de canto fue buena. El tenor Piero Pretti, quien cantó el rol de Gustavo III, resultó muy competente, expresivo. Tiene un hermoso timbre y mostró sus memorables momentos -‘Ma se m'è forza perderti’- con emoción contagiosa.

Maria Teresa Leva, a quien no conocía, es una joven soprano calabresa que, desde su primera aparición en esta ópera, en la escena del antro de Ulrica, de prestación discreta, mejoró muchísimo su labor llegando a lograr momentos de gran intensidad expresiva. Es una artista de volumen notable, aunque su vibrato no siempre es agradable.

En cambio conocíamos y muy bien al barítono Amartuvshin Enkhbat. Conservo la emoción provocada por otras actuaciones de este artista mongol precisamente en este Festival verdiano. Aquí confirmó su valía y resultó descollante entre sus compañeros de esta representación. Voz timbrada, de gran volumen, de dicción italiana estupenda, muy expresivo. En esta ocasión le escuche un ‘Eri tu’ extraordinario.

'Un ballo in maschera' de Verdi. Dirección musical: Roberto Abbado. Dirección escénica: Jacopo Spirei sobre proyecto de Graham Vick. Parma, Teatro Regio, octubre de 2021. © 2021 by Teatro Regio Parma.'Un ballo in maschera' de Verdi. Dirección musical: Roberto Abbado. Dirección escénica: Jacopo Spirei sobre proyecto de Graham Vick. Parma, Teatro Regio, octubre de 2021. © 2021 by Teatro Regio Parma.

La Ulrica de Anna Maria Chiuri fue inobjetable, si bien mostró una bruja de cámara, lejana de los modelos más establecidos en el rol. Su volumen no es inmenso y me pregunto cómo circularía su voz en un teatro más grande.

El trabajo de Giuliana Gianfaldoni, quien cantó Oscar, fue excelente. Entre los otros roles quiero destacar la excelsa labor de Fabrizio Beggi y Carlo Cigni, quienes personificaron a los conspiradores que en esta versión, y en la realidad histórica, se llamaron Dehorn y Ribbing. 

El coro estupendo. La orquesta muy bien dirigida con pericia por Roberto Abbado con una lectura que me pareció exenta de situaciones contrastantes y en esta sensación tal vez tenga que ver que hace pocos días escuche un Rigoletto dirigido por Daniele Callegari en la Fenice que hacía saltar de la butaca.

Esta representación significó una vuelta a las apreciables costumbres de antaño: fue la primera con su aforo totalmente habilitado después del cierre y el teatro se llenó. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.