Chequia

Diario de un desaparecido: emotivo recital

Robert Ferrer Llueca
miércoles, 30 de noviembre de 2022
Nicky Spence © 2022 by Marek Olbrzymek Nicky Spence © 2022 by Marek Olbrzymek
Brno, sábado, 12 de noviembre de 2022. Teatro Mahen. Canciones populares de Benjamin Britten, Huw Thomas Watkins, Buxton Orr y autor anónimo. Leoš Janáček: Poesía popular morava en canciones (selección), JW V/2. Leoš Janáček: Zápisník zmizelého (Diario de un desaparecido), JW V/12, ciclo de canciones para tenor, alto, tres voces femeninas y piano. Textos de Ozef Kalda. Estreno: Brno, 18 de abril de 1921. Coro: Romana Kružíková, Kristina Kubová, Ivana Pavlů. Nicky Spence (tenor) y Václava Krejčí Housková (mezzosoprano). Piano: Julius Drake.
0,0004167

Éxito absoluto y admiración incondicional para todos los artistas participantes en este destacado recital de canto y piano que pudimos disfrutar en el histórico Teatro Mahen de Brno, solo unas horas antes de abandonar la metrópolis morava -muy a nuestro pesar- para regresar de nuevo a Valencia. El protagonista de la velada fue sin duda el tenor escocés Nicky Spence, quien nos encandiló en primer lugar con su brillante y dinámica interpretación de las siguientes canciones populares: Call the ewes to the hills y Oh, can you sew the cushions de Benjamin Britten, The dove y All through the night de Huw Thomas Watkins, Once upon a day de Buxton Orr y, finalmente, The devil is away with the exciseman de un autor anónimo. Spence cantó todas estas canciones con gran pasión e intensidad, resaltando especialmente los elementos más tradicionales, sensibles y pícaros de las piezas, en constante contacto con un público totalmente rendido a sus pies desde el principio, hasta acabar incluso bailando sobre el escenario al son de la música. De voz potente, timbrada y bien impostada, quizás abusó un poco del falsete en los distintos pasajes en registro agudo, aunque esto es perdonable e incluso aceptable en este tipo de repertorio más popular.

El recital prosiguió con una selección de la Poesía popular morava en canciones, JW V/2 de Leoš Janáček. Concretamente, pudimos escuchar las canciones tituladas originalmente “Láska”, “Záře od milého”, “Pérečko” y “Lavečka”. En este caso, planteando un intercambio de culturas sobre el mismo escenario que culminaría en la colaboración posterior para el Diario de un desaparecido, puso voz a las canciones janáčekianas la mezzosoprano checa Václava Krejčí Housková. Su interpretación de estas maravillosas canciones de Janáček fue en todo momento interesante, totalmente idiomática como era de esperar, mostrando además sus grandes dotes canoras mediante la exhibición de una voz cálida y profunda, destacable sobre todo en los pasajes más cantabiles y especialmente sonora en el registro medio.

Como colofón a este fantástico y emotivo recital, se ofreció el ciclo de canciones titulado Diario de un desaparecido, JW V/12 de Leoš Janáček, obra cumbre del repertorio vocal de concierto junto con otros ciclos de compositores como Paul Hindemith, Arnold Schönberg y otros representantes de las vanguardias musicales europeas del siglo XX. Además de la interpretación que reseñamos aquí, registrada hace unos años en un galardonado CD delsello discográfico Hyperion junto con otras obras del compositor moravo, no debemos olvidar que en el marco del presente festival Janáček Brno se estrenó una nueva versión del Diario de un desaparecido con instrumentación de Miloš Štědroň y Miloš Orson Štědroň que seguro dará mucho que hablar.

Pero centrémonos en el espectáculo ofrecido en el Teatro Mahen. Si bien su excelente interpretación de la selección de canciones inglesas-escocesas nos fascinó en muchos sentidos -con el complemento ineludible de las propiamente moravas que, como ya hemos dicho, interpretó fantásticamente la mezzo Krejčí Housková-, fue durante el exigente ciclo de canciones janáčekiano cuando el tenor Nicky Spence mostró todo su potencial como solista a nivel internacional. Su voz sonó compacta, apasionada, resistente y sin ápice de cansancio durante los casi 40 minutos que dura todo el ciclo. Además, también nos gustaron mucho sus gestos y movimientos escénicos como acompañamiento al propio canto, totalmente justificados para esta obra que admite versiones semiescenificadas, y que denotan una buena comprensión del desarrollo dramático de la historia que se cuenta. Debemos destacar también la excelente dicción en checo del cantante escocés, que hacía totalmente comprensibles los textos cantados para el público checo asistente. En este sentido, es bien sabido que Spence se ha aproximado recientemente a obras fundamentales del repertorio janáčekiano como El caso Makropulos, Jenůfa, Katia Kabanová o incluso la cantata El evangelio eterno. Finalmente, en cuanto a las distintas intervenciones de Václava Krejčí Housková como la gitana Zefka, claramente de menor importancia musical dentro de la obra, aunque no por ello menos interesantes, estuvieron totalmente a la altura de su compañero, al igual que los coros de voces femeninas que en este caso sonaron desde los palcos del teatro.

Durante todo el recital, que se ofreció sin descanso y con la inclusión de fluidas transiciones en lo escénico, el cuidado acompañamiento al piano de Julius Drake fue absolutamente magistral, respetando continuamente a los solistas y con total discreción, no sin espacio para mostrar sus excelentes cualidades como pianista en los puntos en que era posible y adecuado (¡qué interpretación más sentida de la pieza nº 13 para piano solo!). A destacar igualmente su afán en la continuidad del discurso musical mediante el enlace directo de un buen número de las piezas del Diario de un desaparecido.

Y hasta aquí nuestra cobertura del festival Janáček Brno 2022. Lamentablemente no pudimos quedarnos más, pero nos vamos con grandes vivencias, extraordinarios conciertos y producciones escénicas, así como el buen sabor de boca que nos dejan tanto el proyecto escénico del Conservatorio de Brno Plačicí fontána (Fuente llorona) en torno a la vida de la hija de Janáček, Olga, como los aplaudidos estrenos de las nuevas óperas de cámara J.A.K. z Labyrintu (Cómo del Laberinto) de Noemi Savková y Kalvárie (Calvario) de Markéta Brothánková, estrenadas ambas con gran ilusión y empeño en el Teatro de la calle Orlí, el espacio escénico de la Academia Janáček de la Música y las Artes Escénicas de Brno (JAMU). Esperamos poder volver dentro de dos años para la siguiente edición de este interesante festival internacional donde se dan cita las producciones musicales y escénicas más recientes que, además, se ha convertido en una cita ineludible para los músicos dedicados tanto a la interpretación como a la investigación de las obras de Leoš Janáček. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.