Alemania

El mito de Cenicienta visto desde el siglo XXI

Juan Carlos Tellechea
miércoles, 20 de diciembre de 2023
Cinderella © 2023 by Oper Wuppertal Cinderella © 2023 by Oper Wuppertal
Wuppertal, sábado, 9 de diciembre de 2023. Ópera de Wuppertal. “Cinderella” (Cenicienta), musical de Richard Rodgers, con textos de Oscar Hammerstein II. Nuevo libreto de Douglas Carter Beane. Libreto original de Oscar Hammerstein II. Versión en alemán de Jens Luckwaldt. Orquestación de Danny Troob. Arreglos musicales de David Chase. Textos líricos adicionales de Douglas Carter Beane, David Chase y Bruce Pomahac. Régie Christian Thausing. Escenografía Hana Ramujkic. Vestuario Devi Saha. Dramaturgia Laura Knoll. Pedagogía Maria Stanke, Sophie Künnecke. Reparto: Ella (Susann Ketley), Christopher (Jonas Hein), Madame (Stefanie Smailes), María, el hada buena (Gundula Hintz), Sebastian (Mark Bowman-Hester), Gabrielle (Gioia Heid), Charlotte (Edith Grossman), Jean-Michel (Dustin Smailes), el Conde Dingelstein (Jason Lee). Coreografía Evamaria Mayer. Bailarines y bailarinas: Dance Captain (Giovanni Nicolella), Thomas Bauer, Naila Fiol Díaz, Sophie Glora, Evie Poaros, Lorenzo Malisan, Iván Keim (swing), Noemie Martone (swing). Coro de la Ópera y Escenarios de Wuppertal, Coro Juvenil de los Escenarios de Wuppertal, preparados por Ulrich Zippelius. Sinfonieorchester Wuppertal. Director Johannes Witt. 100% del aforo.
0,0010129

Christian Thausing ha logrado una maravillosa puesta de Cinderella (La Cenicienta) en la Ópera de Wuppertal, actualizada al día de hoy, pero con todo el romanticismo y la magia del célebre cuento de hadas, apoyado por la música intemporal de Richard Rodgers y Oscar Hammerstein, magistralmente interpretada por la Sinfonie Orchester Wuppertal, dirigida por Johannes Witt. Las merecidas ovaciones y exclamaciones de aprobación del público (incluida la claque) se extendieron por casi 20 minutos.

La Cenicienta y su príncipe están acompañados por un reparto de lujo, con una madrastra y dos hermanastras malvadas, que, sin embargo, no pueden ser más divertidas. 

Además está por supuesto el hada buena, brillante y resplandeciente, así como un gran elenco que incluye a un mono, a un perro y a un capitán, con muy buena voz, que dirige el cuerpo de baile más elegante (y preciso) del mundo.

Los espectadores de entre ocho años y 90 años de edad es seguro que conocen el argumento. 

Ella (nombre de pila en inglés), una joven encantadora y solitaria (Susann Ketley) se ve obligada por la muerte de su padre a servir a su desagradable (es un decir no más, porque es muy atractiva) madrastra (Stefanie Smailes) y a sus tontas (no tanto, son bastante listas) hermanastras, Gabrielle (Gioia Heid) y Charlotte (Edith Grossman), quienes interpretan sus respectivos papeles a la perfección, para mantenerse. Ella se ha ganado el mote de cenicienta, porque en sus tareas domésticas y cerca del fogón de la cocina casi siempre quedaba cubierta de ceniza.

El hada

Jonas Hein. © 2023 by Björn Hickmann.Jonas Hein. © 2023 by Björn Hickmann.

Parece que Cinderella estará condenada a quedarse en su rincón para siempre, cuando no esté ocupándose de sus fastidiosas parientes. Pero oye que el príncipe Christopher (genial en el papel de inocentón, Jonas Hein) da un baile, porque acaba de cumplir 21 años y es hora de que encuentre novia.

Susann Ketley y Gundula Hintz. © 2023 by Björn Hickmann.Susann Ketley y Gundula Hintz. © 2023 by Björn Hickmann.

De alguna manera, la dulce y modesta Cinderella tiene que llegar a la reunión social (“¡ya sabías que lo haría!”). Entra entonces en escena su hada madrina (excelente la mezzosoprano Gundula Hintz, alumna de Aribert Reimann y Dietrich Fischer-Dieskau en la Universidad de las Artes de Berlín), que le enseña la lección de que en el “País de los Cuentos de hadas” todo es posible (así también lo han creído siempre los geniales inventores como Edison y Ford, o los fundadores de los gigantes Microsoft, Google, Amazon, Facebook y Twitter, entre muchos otros).

«Cinderella», régie de Christian Thausing. © 2023 by Björn Hickmann.«Cinderella», régie de Christian Thausing. © 2023 by Björn Hickmann.

Las transformaciones para el baile de máscaras del príncipe son maravillosas. Gundula Hintz tiene la tarea más difícil del espectáculo, siguiendo el legado de la mítica Edith Adams de la versión original. Primero aparece con amplios harapos rojos. Se despoja de ellos en rápidos giros durante un juego de luces estroboscópicas. Debajo aparece un vestido de ensueño, como corresponde a un hada en un cuento de su mismo género.

El equipo la régie es inteligente al llevar su encarnación en una dirección tradicional. Su personaje es el de una maternal hada buena que mantiene ese fantástico carácter de los cuentos infantiles. Hintz brilla en sentido figurado y literal cada vez que sale al escenario. Su voz clara y dominante es una de las proezas más mágicas del espectáculo.

Atuendos

«Cinderella», régie de Christian Thausing. © 2023 by Björn Hickmann.«Cinderella», régie de Christian Thausing. © 2023 by Björn Hickmann.

El cambio de vestuario de Ella es todavía más impresionante. Empieza vistiendo unos vaqueros azules y un amplio jersey de punto de color claro que le llega casi hasta las rodillas. Sus dos muñecos de peluche (que siempre lleva a la cama) se transforman en un mono y un perro de carne y hueso. Tras la metamorfosis, ambos animalitos son interpretados por el conjunto de baile, el jersey de Cinderella se desprende en un impresionante juego de luces cuando gira vertiginosamente. Un largo vestido cae por debajo, y Ella se transforma al instante en una princesa.

 "La imaginación me da alas, [...] en mi mente el mundo entero es mío", canta. Aunque Ella está oprimida por su madrastra, la niña quiere asumir responsabilidades para hacer de su mundo un lugar mejor. Tras arribar al palacio en un globo aeroestático, Ella encuentra al príncipe en el baile y le habla de la situación de su tierra: además de su propio final feliz, quiere grandes reformas políticas: “Tienes que abrir los ojos sobre lo que está pasando en tu reino”.

Magia

No es tarea fácil, pero para eso está allí María, el hada buena. Inspirada por esta energía, toda la producción es climáticamente neutra y está dedicada a la sostenibilidad del medio ambiente. La comedia musical presenta la nueva escenografía modular (Hana Ramujkic) y un elegante vestuario (Devi Saha) que parece inspirado en la magia de los Cuentos de las mil y una noches. Lo mejor son los cambios instantáneos de vestuario de Ella, que pasa de la miseria a la riqueza.

Cinderella demuestra con su propia historia personal que todos tenemos un poder mágico para cambiar nuestro mundo. La Ópera de Wuppertal cuenta además con un equipo de pedagogía teatral, bajo la égida de Maria Stanke, y la pieza está recomendada para escolares y jóvenes a partir de los ocho años de edad.

«Cinderella», régie de Christian Thausing. © 2023 by Björn Hickmann.«Cinderella», régie de Christian Thausing. © 2023 by Björn Hickmann.

Por supuesto, nadie va a ver Cenicienta por una postura política. Se va por las canciones (entre las más dulces del género) y los bailes (muchas cabriolas, coreografiadas por Evamaria Mayer). Sea como fuere, este es un espectáculo de Rodgers y Hammerstein, así que todo gira en torno a la música y también a la danza (coreografía de Evamaria Mayer). Y a lo largo de los años, desde que el dúo musical creó el espectáculo para la televisión (CBS), estrenado el domingo 31 de marzo de 1957, con la entonces veinteañera Julie Andrews en el papel de Cinderella, antes de que llegara a Broadway en 2013, todos los aficionados a los musicales se han familiarizado con las melodías.

Melodías

Entre los populares temas está la lastimera "In My Own Little Corner", las alegres "Impossible" y "It's Possible", la romántica "Do I Love You Because You're Beautiful", "Ten Minutes Ago" y la melódica y conmovedora "A Lovely Night". Todas son realmente sublimes. Fue muy divertido ver a gran parte del público aplaudir al ritmo de la melodía. Desde aquel entonces este musical ha sido remodelado más veces que una estrella de cine nerviosa durante la semana de entrega de los premios Oscar.

Jonas Hein y Susann Ketley. © 2023 by Björn Hickmann.Jonas Hein y Susann Ketley. © 2023 by Björn Hickmann.

Se han conservado las canciones principales del original. Y cualquiera que se haya desmayado hace décadas con "Ten Minutes Ago", el equivalente musical de Prínce y Cindy Crawford a la escena del "beso de los palmeros" de Romeo y Julieta, descubrirá que aquí se canta de forma muy atractiva. Pero se han añadido y eliminado muchas cosas. (Por cierto, se han hecho amplias revisiones en todas las versiones de esta Cenicienta que siguieron a su creación). Se han añadido algunas canciones menos conocidas del catálogo de Rodgers & Hammerstein (incluida "Now Is the Time", una enardecedora llamada al cambio social que se eliminó de South Pacific, estrenado en Broaway en 1949).

Argumento retocado

Mark Bowman-Hester. © 2023 by Björn Hickmann.Mark Bowman-Hester. © 2023 by Björn Hickmann.

También se han hecho muchos retoques en el argumento para darle un contenido políticamente progresista y los mensajes obligatorios sobre la autoestima y la autocapacitación. Los padres del príncipe han sido eliminados y sustituidos por un astuto y manipulador regente, Sebastián (el gracioso Mark Bowman-Hester), que engaña al ingenuo príncipe para que firme leyes que reprimen y roban a su pueblo. Presintiendo el malestar entre la hambrienta población, Sebastián sugiere al príncipe que idee "una distracción" (“pan y circo”).

Para sorpresa del espectador, los premios de la Academia Cinematográfica de Hollywood o los Tony del teatro estadounidense vienen a la mente a menudo mientras presencia este brillante y perfecto espectáculo de Christian Thausing, que cuenta con un nuevo libreto de Douglas Carter Beane y versión en alemán de Jens Luckwaldt, orquestación de Danny Troob, arreglos de David Chase, así como textos líricos adicionales de Beane, Chase y Bruce Pomahac. No fue solo el desfile de vestidos en Technicolor lo que inspiró estas reflexiones.

El coro de la ópera, muy bien preparado por Ulrich Zippelius, así como el coro juvenil de los teatros de Wuppertal y el conjunto de danza, deleitan al público con su gran entusiasmo. Johannes Witt dirige a la Orquesta Sinfónica de Wuppertal con un toque desenfadado, que deja en el público una deliciosa sensación de que ya está muy próxima la Navidad.

El destino en sus manos

Susann Ketley es inmensamente encantadora como Cenicienta. Se ciñe a las claves familiares del personaje y también es capaz de darle una fresca energía. Con su canto está muy claro por qué se ganó este papel. Ketley, formada en Friburgo y en la Universidad Folkwang de las Artes, de Essen, tiene una voz dulce y aguda hecha para el teatro musical. Y luego, y esto es lo mejor, la simple indumentaria de doméstica se transforma, ante los ojos de los espectadores (y mientras canta), en un vestido de gala. Mejor dicho, dos vestidos de baile: uno celestial y otro más dorado.

Al igual que las heroínas de los cuentos de hadas de dibujos animados reinventados de las últimas décadas, desde La Sirenita de Walt Disney en adelante, esta Cenicienta no es una damisela pasiva a la espera de un caballero salvador. Toma las riendas de su destino, hasta el punto de que no pierde el zapato de cristal, sino que se lo entrega al príncipe.

La de Ella es una elección consciente; ella controla su narrativa. Y, por cierto, el príncipe debe someterse a un proceso similar de reeducación, que le permitirá vencer sus dudas sobre sí mismo e introducir la democracia en su reino. Como estas revisiones han sido supervisadas por Douglas Carter Beane, a menudo se presentan con guiños y comillas invisibles. Por desgracia, no todo el mundo comparte el mismo enfoque en este sentido. Pero en Wuppertal, la gran mayoría del público presente la aprobó con largas y más largas aclamaciones hasta el final.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.