Reino Unido

Bryn Terfel: de Rachmaninov a Puccini

Agustín Blanco Bazán
martes, 18 de junio de 2024
Terfel como Aleko © 2024 by The Grange Park Opera Terfel como Aleko © 2024 by The Grange Park Opera
Surrey, jueves, 6 de junio de 2024. The Grange Park Opera. Aleko, ópera en un acto con texto adaptado de Los gitanos de Alejandro Pushkin y música de Sergio Rachmaninov. Regie: Stephen Medcalf. Escenografía: Jamie Warten. Bryn Terfel (Aleko), Ailish Tynan (Zemfira), Luis Gomes (anarquista), Robert Winslade Anderson (padre), Sara Fulgoni (vieja anarquista). Gianni Schicchi, ópera en un acto con libreto de Giovacchino Forzano y música de Giacomo Puccini. Bryn Terfel (Schicchi), Pasquale Orchard (Lauretta), Luis Gomes (Rinuccio), Sara Fulgoni (Zitta), Matthew Brook (Rinuccio). The BBC Concert Orchestra dirigida por Gianlucca Marciano.
0,0005036

Primavera muy fría en Inglaterra, ¿pero qué importa? Siempre hay público para hacer picnics en los jardines alrededor de teatros de opera construidos en el predio de casas de campo señoriales: este, a semejanza de Glyndebourne, y con un siempre disponible pool de buenos cantantes y orquestas. Dos festivales tienen un nombre parecido que frecuentemente causa confusión. La Grange Park Opera es la empresa iniciada en The Grange, un solar principesco del cual se apartó por diversos problemas de alquiler y organización, para mudarse con nombre y todo a otro predio. Y el Grange Festival es el rival de nomenclatura fundada en el predio original, como respuesta a esta mudanza. A ambas va Mundo Clásico todos los años, con su picnic y suficiente ropa de abrigo para sobrevivir intervalos de 100 minutos con quince grados de temperatura. 

La Grange Park Opera presentó este año un programa que publicitó como “Bryn Terfel Double Bill” (Bryn Terfel por dos), con el célebre bajo barítono galés protagonizando Aleko y Gianni Schicchi, dos óperas diametralmente extremas, la primera por su exacerbado dramatismo y la segunda por su humor irresistible. 

Muy inteligentemente, el director de escena Stephen Medcalf respondió a este doblez del mismo cantante en dos alternativas opuestas con un cuadro escénico único. En caso de Aleko, la tribu de gitanos ambulantes en cuyo entorno un protagonista celoso asesina a su esposa Zelmira y a su amante es un grupo de hippies y punks que ha invadido un enorme salón con plano superior reservado para la gran cama del matrimonio. Y del adulterio. 

‘Gianni Schicchi’ de Puccini. Gianlucca Marciano. Dirección escénica: Stephen Medcalf. The Grange Park Opera 2024. © 2024 by The Grange Park Opera.‘Gianni Schicchi’ de Puccini. Gianlucca Marciano. Dirección escénica: Stephen Medcalf. The Grange Park Opera 2024. © 2024 by The Grange Park Opera.

Es el mismo lecho que, en la segunda obra, Schicchi utilizará para personificar a un falso Buoso Donati dictando su testamento in articulo mortis. En este caso, el dilapidado salón de los marginados de Aleko se ha transformado en un ambiente finolis decorado con luminosos posters de Florencia colgados de la pared. 

Terfel deslumbró en ambas obras con su histrionismo actoral y su voz cálida y penetrante. En Aleko, su famosa cavatina a la luna con su queja por el amor perdido fue interpretada con solidez de legato y una articulación de expresividad y contornos suficientemente intensos para que aún los que no entendemos ruso lo comprendiéramos todo. Aleko, un hombre que ha abandonado la ciudad para seguir su amante a la libertad de un campamento de gitanos, es en esta puesta un burgués maduro perdido en medio de la amoral agresividad de una comunidad alternativa.

‘Aleko’ de Rachmaninov. Dirección musical: Gianlucca Marciano. Dirección escénica: Stephen Medcalf. The Grange Park Opera 2024. © 2024 by The Grange Park Opera.‘Aleko’ de Rachmaninov. Dirección musical: Gianlucca Marciano. Dirección escénica: Stephen Medcalf. The Grange Park Opera 2024. © 2024 by The Grange Park Opera.

Los excesos melodramáticos de esta obra del joven Rachmaninov fueron contrarrestados por Terfel en una explosión final de celos homicidas vertida con un dramatismo genuinamente verista, feroz pero contenido y no de torpe grand-guignol. Gianlucca Marciano apoyó los ricos contrastes de una orquestación frondosa con una interpretación sensiblemente expansiva, arrebatadora en los momentos culminantes y rica en la exploración cromática de los cautivantes momentos de lirismo. Aleko es una obra algo desbalanceada por la inclusión de un ballet de duración excesiva para una ópera en un acto, pero la intensidad de la coreografía y la orquesta para la disco dance en esta regie fue de irresistible efecto. 

Y el resto del reparto estuvo también excelente, comenzando por la voces frescas y bien lubricadas de la soprano Ailish Tynan como Zelmira, y el tenor Luis Gomes como su amante, un disc-jockey desenfrenado en su pasión por la música y el sexo, con quién Aleko no puede competir. Robert Winslade Anderson interpretó al padre de Zelmira con un timbre de bajo equiparable a los mejores rusos de su cuerda y Sara Fulgoni cantó el rol de carácter de la vieja anarquista como una inquietante sibila de esta marginada comunidad.

‘Gianni Schicchi’ de Puccini. Gianlucca Marciano. Dirección escénica: Stephen Medcalf. The Grange Park Opera 2024. © 2024 by The Grange Park Opera.‘Gianni Schicchi’ de Puccini. Gianlucca Marciano. Dirección escénica: Stephen Medcalf. The Grange Park Opera 2024. © 2024 by The Grange Park Opera.

Fulgoni volvió a presentarse en Gianni Schicchi como una genialmente ambiciosa y pacata Zita. Y también los demás intérpretes de Aleko doblaron junto a Terfel para la ópera de Puccini. Ailish Tynan cantó un bellísimamente impostado O mio babbino caro y Luis Gomes trompeteó un vibrante Firenze e come un albero fiorito. Bryn Terfel, un cantante particularmente dotado para roles humorísticos, convenció con una creación perceptivamente sardónica y libre de excesos bufos. Ante la sorprendida hilaridad del público comenzó presentándose como un motociclista con casco y todo, vestido en un cuero rojo tan insolente como sus miradas de reojo, sonrisas sobradoras, y una variada interacción con una parentela de cameos excelentemente definidos.

La superlativa dirección orquestal de Marciano se extendió a un Gianni Schicchi pleno de color, arrebatador lirismo en el apoyo a las arias de Rinuccio y Lauretta, y expresiva variación de contraste y tensión en su acompañamiento de la narrativa general. La BBC Concert Orchestra, una de esos excelentes conjuntos orquestales que aún sobreviven los disparatados cortes impuestos por el gobierno a esta legendaria institución radial y televisiva, acompañó con su habitual idoneidad esta exitosa ocurrencia de contrastar Rachmaninov con Puccini. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.