Entrevistas

Dr. Pablo Hagemeyer: Finalmente, el odio y la división nos harán más daño que la pandemia

Juan Carlos Tellechea
jueves, 11 de febrero de 2021
Dr. Pablo Hagemeyer © 2020 by Christian Stadler Dr. Pablo Hagemeyer © 2020 by Christian Stadler
0,0022193

Especialista en el tratamiento psicoterapéutico profundo de trastornos de la personalidad en todos sus matices y especialmente el narcisismo, el médico psiquiatra Pablo Hagemeyer, es muy conocido en los medios de comunicación alemanes por su labor como facultativo asesor de producciones de cine y televisión (verbigracia Doctor en los Alpes) y como divulgador científico. En una reseña anterior hemos recogido sus opiniones sobre la psique del ahora ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Autor, entre otras obras, de Gestatten, ich bin ein Arschloch. Ein (netter) Narzisst und Psychiater erklärt, wie Sie Narzissten entlarven und ihnen Paroli bieten (Disculpe, soy un cabrón. Un narcisista y psiquiatra (simpático), explica cómo puede usted desenmascarar a los narcisistas y hacerles frente), publicado por la editorial Eden Books, de Berlín, el Dr. Hagemeyer ha aceptado muy deferentemente contestar algunas preguntas sobre la situación pandémica actual y los casos que trata en su consultorio. Estas son sus declaraciones exclusivas para mundoclasico.com :

Pieza enlazada

Juan Carlos Tellechea: ¿Qué reflexiones le inspira a Usted, como médico y como persona, como ciudadano, este parón casi total de actividades sociales, culturales y económicas en general por el coronavirus?

Dr. Pablo Hagemeyer: Veamos la historia. Siempre que llega una pandemia, la gripe española o la peste, la gente reacciona con gran inseguridad. La seguridad absoluta es una ilusión y todo lo que hace el ser humano es negar la realidad en esos ámbitos extremos. La muerte. La locura. Intentamos usar nuestra corteza cerebral para controlar lo animal de nuestro ser o hacerlo utilizable. Pero a veces, cuando la presión es demasiado alta, la presión psicológica, los mecanismos de control fallan, suceden cosas extrañas en nuestra conciencia humana y florecen de forma divertida y aterradora.

Desafortunadamente, las respuestas perjudiciales a tensiones catastróficas como la pandemia son más palpables que las propicias. Considere el hecho de la causalidad negativa. Nos escondemos en casa y no pasa nada, los números de infección se mantienen bajos. Y eso es difícil de entender. Hago algo para evitar que ocurra un evento. Y luego no sucede. Entonces, ¿mi comportamiento fue correcto o solo una coincidencia o peor aún, una mentira, un fraude?

En España

En Alemania, al menos, ese fue el caso en parte de la población con los Coronaleugner (los que niegan la existencia del coronavirus). Desde aquí vimos lo que pasó en España en la primera ola pandémica. Pero muchos alemanes no estaban interesados en ello. Demasiados todavía creen que es una conspiración. Pero dejemos esto, veamos los hechos: al virus no le importa si los humanos tomamos decisiones. Es mucho más activo en invierno. No importa si nos quedamos quietos. La causalidad negativa no se aplica aquí.

La segunda ola está rodando. Entonces, en lugar de congelarnos por miedo, ponemos la mirada fija hacia el virus invisible; poco a poco nos cansamos y deprimimos. Y lloramos por nuestros muertos, lo cual es importante y necesario, aún debemos permanecer flexibles y hacer o dejar de hacer cosas útiles o inútiles.

Ir con la ola o surfear

Dr. Pablo Hagemeyer. © 2020 by Christian Stadler.Dr. Pablo Hagemeyer. © 2020 by Christian Stadler.

Veo las calles nevadas de Madrid. Los esquiadores. Por Concha Espina frente a mi vieja escuela. Deberíamos surfear preocupaciones tanto hacia abajo como por una pendiente nevada. No lo digo con ironía o cinismo, sino en serio. El destino del ser humano es dejarse llevar por una ola o surfearla. Para hacer esto, tengo que entender y cambiar mi comportamiento. Ser creativo. Entonces tal vez el mundo a mi alrededor se detenga, pero yo no. Quizás tal pensamiento pueda inspirar a trabajar en lo que es importante ahora, para cambiar y también hacer planes para un futuro. En el que probablemente viviremos con el virus, o con otro problema como el desastre ambiental.

El mundo ahora nos ha enviado un virus para practicar. La naturaleza no dudará en enviarnos catástrofes aún mayores si nosotros, como humanidad, no hemos aprendido nada de ésta. Lo bueno es que los humanos somos muy adaptables. Por lo tanto, usemos la corteza cerebral y la pasión, tomemos decisiones sabias y llevaremos al mundo de manera sostenible a una variante mejor de lo que es hoy. La ceremonia de investidura del presidente Joe Biden en Estados Unidos, por ejemplo, me da la esperanza suficiente de que podemos lograrlo.

JCT: ¿Qué aumentos en las dolencias que usted trata habitualmente ha observado en estos tiempos?

Dr. PH: Bueno, en la primera ola los miedos se nos adelantaron. Ahora estamos más deprimidos, más agotados. De alguna manera apenas hay noticias positivas, los números se mantienen altos y tenemos una vacuna que será más débil frente a las mutaciones. Eso te deprime. De hecho, los sistemas de salud anticipan un aumento de la depresión clínica. Las encuestas iniciales de las compañías de seguros lo confirman.

La vida cobrará de nuevo color

Pero bueno, después de una depresión, la vida vuelve a ser de color. Esto es importante. Les recordamos a nuestros pacientes con depresión que la vida vuelve a ser divertida después de la depresión. Esos pensamientos oscuros y negativos que los asaltan y según los cuales no vale la pena vivir una vida así desaparecen. Garantizado.

Algunos pueden necesitar tomar unos medicamentos, los famosos antidepresivos, otros encuentran consuelo y apoyo en la familia. Necesitamos amor y apoyo más que nunca. Consuelo. Buena comunicación. Sin malos entendidos. Sin odio y sin división. Odio y división nos harán más daño que la pandemia al final.

JCT: ¿Qué fenómenos nuevos ha observado Usted desde el estallido de la pandemia?

Dr. PH: Cualquiera que esté bien equipado o bien conectado y tenga una buena red social puede abrir nuevos campos de actividad. Están sucediendo muchas cosas online. Podcast. Videos. Las viejas estructuras del entretenimiento se están derrumbando o debilitándose, incluida la televisión. La industria de la música sin audiencia, los artistas, tienen que conectarse online, para reconectar con la audiencia. Esta semana un conocido artista pop alemán, Peter Schilling, lanza su álbum. ¡Increíble! Los artistas quieren trabajar.

La gran importancia del arte

Cualquiera que tenga un trabajo debería estar agradecido de tenerlo. Si no tienes trabajo, debes ser solidario y desarrollar nuevas oportunidades. Incluso comencé un programa de televisión en el primer encierro. De todos modos, haz algo y si alguien lo compra, mejor. Cuando los artistas encuentran su audiencia, la audiencia está dispuesta a pagar por ello. La industria del entretenimiento es enorme en Alemania; yo mismo no lo sabía.

La música, el teatro, el cine, los libros, las lecturas e incluso las empresas necesitan arte. Necesitamos arte como expresión y experimento para entendernos y canalizar las emociones. Por supuesto, también pude observar el odio y la ira. Mientras no nos dividan, porque lo que veo en las redes sociales es fatal. Utilizo las redes sociales como contacto con mis lectores. Pero otros las usan para incitar, agitar y eso es muy problemático.

Agitación, odio y desinformación

Tenemos más problemas que nunca para comunicar la verdad. Las mentiras han aumentado, y no solo en los Estados Unidos. Bueno, hasta hoy. Veremos. Tengo la sensación de que tenemos que volver a aprender a entrenar nuestra percepción para distinguir la verdad de la mentira. Hay demasiados activistas que quieren bombardearnos y llevarnos a la Edad Media, en las redes sociales, en esas burbujas.

Quienes no evitan esto corren realmente el riesgo de rechazar los logros de la ciencia como la vacunación. De modo que corremos el peligro de que aumente el delirio, la certeza subjetiva y la incorregibilidad sobre una fantasmagoría. Solo la educación y la información objetiva pueden salvarnos. Pero tengo esperanzas. Y humor. Aún no estamos al borde del abismo. Faltan un par de metros.

El trastornado Trump

JCT: Volviendo al caso del ahora ex presidente de los Estados Unidos Donald Trump: ¿a qué consecuencias finales puede llegar su trastorno, tanto en el caso de que el Senado confirme, como que no confirme el juicio político a que está siendo sometido? ¿Cuáles mecanismos utiliza Trump para manipular a tanta gente que lo continúa apoyando ciegamente? ¿Cuáles son sus observaciones sobre la salud de la sociedad estadounidense?

Dr. PH: Bueno, se pone mejor. Allí estoy en contacto con politólogos y psiquiatras. Están muy preocupados allí. Racismo. División. Pobreza. Delirio. Un amigo me dijo que estaba muy contento de no vivir más allí. El narcisismo psicópata de Trump destruyó lo que quería hacer grande. Su propia persona y Estados Unidos.

Su impulsividad destructiva

La psique de Trump es simple. No es estúpido, pero es simple. No lee nada. Es impulsivo. Tiene una idea en la cabeza que proviene de su inédita falta de experiencia. No tiene conocimiento. De nada, de poco. Golf quizás. Está tan convencido de sí mismo que no ve lo que está haciendo mal. Él destruye. En el fondo, puede tener un lado sensible, porque está insultando y eso es una reacción a las críticas. Ataca lo que no sale como él quiere. Es como un animal con un poco más de corteza cerebral que lo convierte en humano.

Bueno, digamos, que es instintivo. Le falta el autocontrol. Está acostumbrado a ser rico. Rodeado de un ambiente que apenas lo critica. Ese es un pronóstico negativo para corregirlo. Así que siempre seguirá como hasta ahora. Ya no lo tenemos como presidente, pero no podemos deshacernos de él. Se va a desvanecer un poco de los medios. Pensé que era genial que Twitter lo echara, demasiado tarde, pero al menos lo hizo. Fue una especie de liberación.

El antídoto contra el oportunismo son nuestros valores y estrategias para un mejor oportunismo. Todos manipulamos más o menos y perseguimos intereses. Pero ese quehacer no debe destruir. Trump destruye. Tiene algunos grupos de interés de su lado, tiene 70 millones de su lado. Pero las masas también son seducibles y, además, los Estados Unidos tienen un problema psicológico intrínseco.

Curiosidad sobre Joe Biden y Kamala Harris

La gente no está satisfecha, eso la lleva a un gran descontento. Eso pone tensión en todas las relaciones. Prescinden de fuertes sustitutos emocionales. Trump es un sustituto emocional. También la violencia. El uso de armas. Narrativos radicales. Tengo curiosidad por saber si Biden logrará satisfacer las necesidades básicas y emocionales de la gente. Si será el gran reconciliador o lo será su vicepresidenta Kamala Harris.

Ver a una nación como una madre cariñosa que da amor, seguridad y esperanza a su gente. No sé si eso puede funcionar en Estados Unidos. Porque la economía, las estructuras sociales precarias, están ahí. Pero una madre que se ocupa sería un modelo psicoanalítico para curar las heridas. Creo además que, en el momento en que desaparezca la influencia hipnótica del flautista (de Hamelin) Trump, los Estados Unidos volverán a calmarse y unirse un poco más (porque la división ya estaba allí). Como una pandemia mental que se evapora. Como un mal sueño.

La teoría conspirativa

JCT: ¿Qué análisis psiquiátrico hace usted de QAnon?

Dr. PH: .Tan pronto como me enteré de QAnon e investigué un poco, me vinieron a la mente las viejas narrativas antisemitas, los Protocolos de los Sabios de Sión. QAnon también usa esa narrativa inventada, según la cual una élite rica, pedófila y bebedora de sangre de bebés capturados, gobierna el mundo. Ese es realmente su pensamiento, que corresponde al criterio del delirio y es profundamente antisemítico.

Su función psicológica es de canalizar los sentimientos negativos de ira y odio, impotencia y envidia, por nombrar algunos, hacia afuera. La exteriorización y la proyección son los fenómenos psicológicos. Así encontramos un chivo expiatorio. Psicoanalíticamente sería la ceguera a la realidad y la ira contra un padre que maltrata.

La frustración

El hombre rugiente con los cuernos en el Capitolio, como un ciervo en otoño, está en modo de combate y tuvimos la oportunidad de ver un lado animal de nuestro ser. No tiene otra intención que ser ruidoso y mostrarse para ser visto. Es como decir, estoy aquí, padre, mírame! Enfréntate conmigo! La búsqueda de evidencia terminó allí mismo, porque no había evidencia de un engaño electoral o de un deep state (estado profundo).

Esta es una indicación de una práctica desorganizada del movimiento. De hecho, tales movimientos son peligrosos y si hubieran sido capturados en el Capitolio personas como el entonces vicepresidente Mike Pence o la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, yo temía lo peor. La emoción se canaliza y busca un camino, en este caso un camino de violencia y destrucción.

Dr. Pablo Hagemeyer. © 2020 by Christian Stadler.Dr. Pablo Hagemeyer. © 2020 by Christian Stadler.

Nota de la redacción: el Dr. Pablo Hagemeyer, nacido en Bonn y criado en España y Argentina, nos ha resumido en pocas frases su formación: 

La especialización profesional como psiquiatra fue desde 2002 en la Clínica de Garmisch-Partenkirchen (asociada a la universidad TUM de Múnich). Soy miembro del Instituto MAP un Instituto de psicoanálisis también con asiento en Múnich. Estudié medicina en Bochum, Londres (1 año) en el Centro de Queens-Square de Neurología y finalmente en Múnich.
Tuve una beca de la Max-Planck-Gesellschaft para ensayos de ciencia básica, en el (famoso entre psiquiatras) Max-Planck-Institut de psiquiatría, de Múnich. Fui incluso co-autor de un papel en la revista científica Nature neurogenetics. Pero, al final me interesaron las personas más que los ratones, y comencé mi profesión como médico psiquiatra.
Mi interés como terapeuta -trabajo desde 2010 en mi propio consultorio únicamente con psicoterapia profunda- son los trastornos de la personalidad, en todos su matices y especialmente el narcisismo. Con métodos para la terapia de traumas, hipnosis, narrativos, análisis de partes del yo (una técnica sistémica bastante moderna) en combinación con la clásica terapia profunda, trato de fortalecer el déficit de empatía de los narcisistas: la falta de empatía es la base del problema del narcisismo.
Al mismo tiempo me gusta contar historias, inventarlas para conceptos de televisión (más bien series alemanas, pero también el Doctor en los Alpes que ya es famosos en España) y me atrevo a hacer podcasts y formatos un poco extrovertidos, para comunicar de forma popular temas de interés especial en el campo médico y psicológico.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.