Alemania

Souvenirs de Mendelssohn, Mozart y Chaikovski

Juan Carlos Tellechea
martes, 28 de marzo de 2023
Deutsche Kammerakademie Neuss am Rhein © 2023 by Alain Saillet Deutsche Kammerakademie Neuss am Rhein © 2023 by Alain Saillet
Neuss, domingo, 19 de marzo de 2023. Gran auditorio de la Zeughaus (Armería) de Neuss am Rhein. Orquesta Deutsche Kammerakademie Neuss am Rhein. Dirección y violín Isabelle van Keulen. Programa Souvenirs. Felix Mendelssohn Bartholdy, Sinfonía para orquesta de cuerda nº 9 en do mayor (''Schweizer''). Wolfgang Amadé Mozart, Concierto para violín y orquesta nº 5 en la mayor KV 219. Piotr Chaikovski, Sexteto de cuerda en re menor op 70 ''Souvenir de Florence''. 100% del aforo.
0,00062

La Deutsche Kammerakademie Neuss am Rhein, dirigida por la violinista Isabelle van Keulen, impresionó y fue ovacionada largamente en el auditorio de la Zeughaus de Neuss, por la intensidad, presencia y precisión mostradas al interpretar el Sexteto de cuerda en re menor op 70 "Souvenir de Florence", de Piotr Chaikovski.

Así cerró la orquesta este concierto, titulado Souvenirs, que había iniciado con la madura Sinfonía para cuerda nº 9 en do mayor "Schweizer", de un jovencísimo Felix Mendelssohn Bartholdy, a la sazón de 14 años de edad. Felix terminaba de regresar con su familia de un viaje de dos meses por Suiza. En el Trio ('La Suisse') del Scherzo de esta sinfonía incluyó la melodía del yodel (canto a la tirolesa) Uf d'Alme gömmer ufe. Mendelssohn era muy aficionado a incorporar impresiones de la vida a su música.

Gracias a una carta de este primer viaje (hizo cuatro en total a ese país), sabemos que para Mendelssohn ese canto tradicional formaba parte del "paisaje suizo". El país es de una belleza increíble e inolvidable, escribía, con toda razón. Sin embargo, las huellas dejadas por esos periplos no inspirarían grandes sinfonías, como en los casos de Italia y Escocia. De todas maneras, la posteridad no puede menos que asombrarse ante la rapidez con que este chico fue adquiriendo a partir de 1821 gradualmente su propio lenguaje musical, ampliándolo y profundizándolo juguetonamente hace más de 200 años.

Muchos ingredientes de corte individual estaban ya en germen: el dominio del contrapunto, así como un ligero sacudimiento de melodías dichosas (a menudo como canciones) de ambas mangas, un retorcer y girar armónicamente explorativo y un manejo creativo de los temas y su tratamiento. Siempre según el patrón de: Estricta forma e indulgente pintura tonal del romanticismo temprano, que -como es habitual en la época de ese estilo- abarca desde lo atmosférico, como la exuberancia, la pícara bribonería hasta la ligera melancolía o las nubes de tormenta que aparecen como de la nada.

Domingos

Los conciertos de los domingos por la mañana establecidos en el piso berlinés de sus padres sirvieron de ocasión e incentivo para esta cocina sinfónica experimental (la palabra experimento está fuera de lugar en vista de lo que se había conseguido), que llevó el diverso material de aprendizaje un paso más allá. En esos conciertos en casa, el propio Felix Mendelssohn Bartholdy asumía la dirección de la orquesta de cámara, compuesta por aficionados y músicos profesionales de la Hofkapelle de Berlín.

La interpretación de la Deutsche Kammerakademie Neuss am Rhein confiere concisión plástica y convence por su pincelada ágil y romántica. Ritmos precisos, una energía apasionante, un temperamento retóricamente descarado (Allegro vivace) y colores más cuidadosamente mezclados, verbigracia en el movimiento Grave, completan esta exuberante obra.

En la víspera, la Deutsche Kammerakademie Neuss presentó también con gran éxito el mismo programa en el Théâtre Maurice Novarina - Galerie l'Etrave, de la comuna francesa de Thonon-les-Bains, junto al lago de Lemán (o de Ginebra), a un paso de Suiza.

Mozart

La interpretación de Isabelle van Keulen del Concierto para violín y orquesta nº 5 en la menor KV 219, de Wolfgang Amadé Mozart, es magistral y forma parte de una carrera intachable de la directora artística al frente de la Deutsche Kammerakademie Neuss am Rhein. Van Keulen demuestra su soberana maestría, su apetito por tocar y su inteligencia del texto.

Las cadencias que parecen de su propia cosecha, ya que Mozart no dejó allí ninguna indicación precisa, son tan imaginativas como originales, inspiradas por la preocupación de respetar el tema y vividas con un verdadero sentido de la improvisación, por no hablar de la valorización de toda la paleta de la intérprete.

De manera más general, es de admirar la generosidad del sonido y un planteamiento reflexivo que a veces tiñe el discurso de dramatismo e incluso de tragedia. Como ocurre con la simbiosis con la orquesta, que conoce a Mozart como la palma de su mano y, gracias a la calidad de sus instrumentos, especialmente las cuerdas, ofrece una presentación perfectamente natural, honesta y bien elaborada, si no el máximo refinamiento.

Riqueza

Con este quinto concierto Mozart completaba el género con una gran riqueza de inspiración. Para cualquier violinista es un dechado de estilo clásico. Desde el Allegro aperto inicial, que Isabelle van Keulen concibe como confortable en su bello ritornello alegre, haciendo un obstáculo de honor al violín solista para una entrada verdaderamente mágica, al Adagio, un poco nostálgico, con una profundidad grave.

En el Rondeau: Tempo di menuetto final, lleno de sorpresas: el Allegro central del movimiento, esa marcha de los jenízaros que evoca en la ópera El rapto en el serrallo, se vive aquí de forma muy sacudida y llena de inflexiones amenazadoras evocadoras de cierta extrañeza oriental. Esta alla Turca, tan popular en la época, suena hoy deliciosamente anticuada, pero ¡cuán insólita! El conjunto termina con una repetición del tema en una alegría muy inspirada. Las cuerdas de los violonchelos y contrabajos se tocan con la vara de madera del arco, de modo que uno casi cree oír instrumentos de percusión.

El 'gran Muftí'

Mozart escribió sus cinco conciertos para violín durante un breve periodo en 1775. No volvió a ellos después, dedicándose al piano. Según Leopold Mozart, su hijo Wolfgang Amadé era un violinista que no era suficientemente consciente de su valía como tal. Como Konzertmeister de la orquesta de la aristocrática residencia de Salzburgo, tuvo que tocar pero también componer para el servicio del entonces príncipe elector y arzobispo Hieronymus von Colloredo, apodado por Mozart, con ese legendario buen humor que lo caracteriza, "el gran Muftí".

Sus obras concertantes para violín pertenecen al llamado estilo galante. Aunque, como siempre ocurre con Mozart, esta descripción parece reductora, ya que a lo largo de los cinco opus, toma forma una evolución que le distanciará seriamente de él. Hay pocas similitudes entre el primero, cercano al género de la serenata, caracterizado por su "concierto intercalado" para el instrumento solista; y el último en la menor, brillante, íntimo, lleno de ingeniosos desarrollos sustanciales, en una confusa y rica profusión motívica.

Por derecho propio

En tan poco tiempo, el compositor imprimió su propio sello a la estructura de las piezas y multiplicó los temas con su inagotable inventiva, así como las fórmulas rítmicas que se renuevan constantemente, sobre todo en los finales. El mundo de la ópera, que asolaría a Mozart muy pronto, deja su huella en estas piezas, al igual que las influencias italianas y francesas, fruto de sus viajes por Europa.

El concierto para violín, con su inmutable forma rigurosa en tres movimientos, heredada de los italianos, da paso a un estilo muy personal en el que la orquesta sale poco a poco de su papel de acompañante servil para convertirse en socio de pleno derecho. Como lo demuestra Isabelle van Keulen a través de su interpretación y al frente de la Deutsche Kammerakademie Neuss am Rhein.

Chaikovski

Tras el intervalo, en la segunda y última parte de este concierto la orquesta ejecutó el Sexteto de cuerda en re menor op 70 'Souvenir de Florence', compuesto por Piotr Chaikovski a su regreso de Italia en la Frolovskoye rural, a unos 85 kilómetros al noroeste de Moscú, entre junio y agosto de 1890.

En la amada ciudad renacentista italiana de Florencia, había esbozado una o dos melodías para él. Las influencias italianas directas se encuentran, entre otras cosas, en el fluido canto belcantista de los temas de cuerda. Sin embargo, muchas melodías también tienen un inconfundible toque eslavo. Trabajar en la obra causó muchas dificultades a Chaikovski. 

Parece como si no estuviera escribiendo para seis voces, sino que estoy componiendo esencialmente para orquesta y solo entonces arreglar todo para seis voces, 

decía a su amigo compositor Alexandr Ziloti. Esto explica el carácter único de esta obra entre la música de cámara y la orquestal.

Con su tono predominantemente menor, el sexteto de Chaikovski suena agitado y puede ser también un psicograma de su vida mental en aquella época. Así, el primer movimiento, muy emotivo, oscila entre pasajes poderosamente "desafiantes" y un tema secundario melancólico en compás triple de danza.

"El primer movimiento (Allegro con spirito) debe tocarse con gran fuego y pasión", explicaba Chaikovski al violinista Eugen Albrecht, que participó en el estreno el 10 de diciembre de 1890 en un concierto de la Sociedad de Música de Cámara de San Petersburgo. Sin embargo, Chaikovski aún no estaba satisfecho con la primera versión de su obra, por lo que volvió a revisarla. La versión definitiva no se presentó hasta el 6 de diciembre de 1892, de nuevo en la Sociedad de Música de Cámara de San Petersburgo.

Pasión y entrega

Al apasionado primer movimiento le sigue un segundo (Adagio cantabile e con moto). Tras una apertura sonora, se escucha una íntima melodía mayor en el primer violín y más tarde en el primer violonchelo. La melodía se desarrolla de forma encantadora sobre un acompañamiento de pizzicato, lo que la asemeja a una serenata nocturna (italiana) con acompañamiento de laúd. Pronto, sin embargo, el idilio se ve interrumpido por trémolos. Cuando por fin vuelve la melodía íntima, parece transformada. El tercer movimiento (Allegretto moderato) posterior suena claramente ruso, lo que puede deberse al melancólico tono menor y a la repetición de motivos cortos. El ardiente final (Allegro vivace) también destila ímpetu folclórico. Más tarde, un fugato a seis voces enlaza varias melodías. La explosiva stretta disuelve finalmente la tonalidad menor en la mayor.

Ya en vida de Chaikovski, su "Souvenir de Florence" fue interpretado por toda una orquesta de cuerda. Esta interpretación tuvo lugar el 13 de enero de 1893 en el Carnegie Hall de Nueva York, bajo la dirección de Anton Seidl, que había arreglado la obra en consecuencia. En un gran conjunto, la experiencia auditiva se intensifica aún más, como en el magnífico concierto de hoy de la Deutsche Kammerakademie Neuss am Rhein, dirigido con gran entrega por Isabelle van Keulen.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.